Jueves, 17 de octubre de 2019

Los 10 primeros síntomas de alerta del Alzheimer

Estas son algunas de las señales que no debemos subestimar y que ayudan a la detección precoz, clave para ralentizar el deterioro cognitivo
Dificultades para hacer tareas sencillas, como una llamada, pueden ser uno de los síntomas de alerta

El diagnóstico precoz del Alzheimer permite instaurar tratamientos que ralentizan el deterioro cognitivo y controlan los trastornos conductales, tanto farmacológicos como no farmacológicos. De ahí la importancia de no subestimar los primeros síntomas de la enfermedad. Estos son los 10 síntomas que nos pueden alertar, según la Fundación Alzheimer España (FAE). 

  • Pérdida de memoria: Olvidos de fechas, de hechos recientes, ¿cón quién estuve ayer?, ¿quién llamó por teléfono?
  • Repetición frecuentes de preguntas a pesar de recibir respuestas: ¿qué hora es?, ¿a que día estamos? 
  • Colocar las cosas en lugares equívocos o no recordar dónde se pusieron (las llaves, las gafas...). 
  • Dificultad para recordar el nombre de objetos usuales
  • Pérdida del sentido de la orientación con respeto al tiempo o al lugar (por ejemplo, perderse en el camino de la tienda donde compra el pan cada mañana). 
  • Dificultades para realizar gestos sencillos y familiares (abrir con una llave, equivocarse con las marchas del coche...). 
  • Pérdida de interés y de motivación para las actividades que antes se disfrutaba (dejar de leer el periódico, dejar de jugar a las cartas con los amigos...). 
  • Dificultades para realizar tareas sencillas (por ejemplo, al hacer una llamada de teléfono). Cambios bruscos en el humor.
  • Dificultad para manejar objetos familiares (los cubiertos al comer, por ejemplo). 

También en estos últimos años ha aumentado el conocimiento de aquellos factores que influyen o modifican la expresión de la enfermedad. Y en este sentido, medidas como mejorar la salud cardiovascular y potenciar lo que se conoce como reserva cognitiva (potenciar actividades que impliquen actividad intelectual y social como aficiones, lectura, aprendizaje de idiomas...) podrían conseguir reducir y/o retrasar el momento demencia de la enfermedad de Alzheimer a nivel poblacional.