Miércoles, 19 de febrero de 2020

Un curso cargado de pastoral misionera

La Cruz de Lampedusa peregrina desde la Casa de la Iglesia hasta la catedral

En estos días nos encontramos implicados en un buen número de actividades pastorales de carácter misionero, algunas de ellas locales y otras de carácter nacional que nos afectan y a las que acudimos y en las que participamos, tal como un Congreso Nacional de Misiones y unas Jornadas de Pastoral de la Salud convocadas por la Conferencia Episcopal Española.

Las Jornadas convocadas por la Conferencia Episcopal son las ordinarias de cada año previstas para la puesta al día de los delegados diocesanos y religiosos de la pastoral de la salud, a las que esta vez acuden nuestra voluntaria de esta área de la salud la hija de la caridad sor Paulina y, por primera vez, el nuevo delegado diocesano de Pastoral de la Salud D. Fernando García Herrero.

El otro acontecimiento de carácter nacional es el Congreso general de Misiones, convocado esta vez por la Dirección Nacional de las Obras Misionales Pontificias, con ocasión de la celebración del Mes Misionero Extraordinario, Octubre 2019, al que se nos invita a los bautizados y a las comunidades diocesanas de diferentes niveles, a acudir, con el fin de difundir y profundizar el ser misionero de todos, individuos y grupos de distinto carácter, para que todos nos impliquemos en la meritoria labor de la iglesia misionera y de sus misioneros.

En total, asistiremos a este Congreso unas 400 personas de las diócesis y congregaciones misioneras de toda España. Salamanca estará representada por el que suscribe y tres miembros más de entre las personas voluntarias del servicio diocesano de misiones. Los asistentes, enriquecidos por las conferencias, comunicaciones, mesas redondas, celebraciones, etc. estaremos comprometidos a trasladar las verdades y propuestas prácticas a nuestra propia diócesis, en nuestro caso Salamanca. Un acontecimiento de particular importancia para toda España y, de rebote, para la actividad misionera de toda la Iglesia.

Los otros tres acontecimientos pastorales que se celebran en nuestra diócesis son las múltiples actividades del Mes Misionero Extraordinario, la XXXIX Marcha Teresiana, y la Semana Diocesana de Pastoral, que da inicio al curso pastoral de la diócesis de Salamanca.

El mes misionero pretende que se impliquen en las celebraciones comunes el mayor número de personas y, por otro lado, las comunidades diocesanas organicen sus propios actos para poner de relieve los fines propios del mes misionero extraordinario. Nuestro obispo se hará presente en los principales momentos de este mes de Octubre. Con el mes misionero extraordinario daremos comienzo a las actividades pastorales comunes del propio curso pastoral.

La 39ª Marcha Teresiana cubre con su marcha a pie los cien kilómetros que separan la ciudad de Medina del Campo de la ciudad ducal de Alba de Tormes, celebrando el último viaje de Santa Teresa de Jesús pocos días antes de su muerte en esta última villa, donde la esperaba la Duquesa de Alba para que acompañara a su nuera que se preparaba para dar a luz. Teresa llegaba a Alba de Tormes, aquejada de fuerte enfermedad y herida de muerte, la víspera de San Mateo, es decir el día 20 de septiembre, y en este día termina la marcha teresiana entre Medina del Campo y Alba de Tormes. La Santa pasaría a la tan deseada liberación de su cuerpo y al encuentro con el Amado, el día 4 de octubre. Fue enterrada el día 15 del mes, y por eso celebramos su fiesta el día 15 de octubre. A la marcha asisten más de cien personas de toda España, muchas de ellas jóvenes, que viven una profunda experiencia cristiana y teresiana. Este año participa discretamente el prior de los carmelitas descalzos el padre Miguel Ángel.

La Semana diocesana de Pastoral, a la que acudimos unas trescientas cincuenta personas, pretende este año repasar la situación de las actividades, que están trabajando varias comisiones diocesanas, para sacar adelante las conclusiones de la Asamblea Diocesana celebrada hace tres años. De hecho, se quiere seguir caminando por el camino iniciado, para profundizar en la dimensión pastoral y misionera de nuestra diócesis. Se tratan temas tan interesantes como la situación de los laicos en nuestra diócesis, o la catequesis general y la iniciación cristiana. Se trata también sobre la evangelización del mundo rural despoblado y la ciudad cargada de personas envejecidas, con su alfoz de niños y jóvenes que se preparan para ir a trabajar fuera de nuestra diócesis, porque aquí no hay trabajo para ellos.

La Semana terminará el sábado 21 de septiembre con un repaso general de las actividades puestas en marcha a partir de la Asamblea Diocesana, a cargo de nuestro obispo, y las previsiones de futuro a cargo del vicario de pastoral Policarpo Díez Díez. También se presentarán otros proyectos de interés en nuestra diócesis, y finalmente se peregrinará con la Cruz de Lampedusa desde la Casa de la Iglesia hasta la catedral, donde tendrá lugar una eucaristía de clausura y envío de diversos agentes de pastoral comprometidos en el trabajo pastoral diocesano, y que presidirá nuestro obispo.

El curso pastoral está ya en marcha.