Lunes, 21 de octubre de 2019

Cartas de los lectores

Ciudades para la gente, no para los coches

Hoy comienza la Semana Europea de la Movilidad (SEM), este año dedicada a caminar y pedalear de forma segura. La Comisión Europea pone así el punto de mira en las formas de desplazarse más sanas, ecológicas y  económicas. Pero éstas son a la vez las más olvidadas, no solo en los presupuestos municipales, sino también en el espacio que se las dedica.

Caminar diariamente 2 km en lugar de ir en coche ahorra cerca de 90 kg de emisiones de CO2 al año, además de contribuir a mantener un peso saludable, mejorar la salud cardiovascular e incluso mantener a raya a los niveles de azúcar para personas que sufren diabetes tipo 2. Desplazarse caminando y vivir sin tráfico contribuye incluso a mejorar las relaciones sociales, la seguridad en las calles y hasta mejora la economía local.

Sin embargo, la apuesta generalizada de pueblos y ciudades es la de dedicar la mayor parte del espacio urbano a los coches, que ocupan un 60% del espacio público entre calzadas, aparcamientos o rotondas. Por si fuera poco, en la mayoría de los casos los vehículos a motor tienen prioridad sobre las personas que caminan en semáforos y cruces, donde los peatones tienen un espacio y un tiempo muy limitado para pasar.

Esta apuesta por priorizar el coche para todo tipo de desplazamientos ha fomentado su uso y contribuido a que el transporte por carretera sea el responsable del 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero en el Estado español. Además, ha provocado grandes problemas de salud pública, debido no solo a la contaminación atmosférica que producen, sino a los múltiples  problemas de salud derivados del sedentarismo y la inactividad (enfermedad cardiaca, obesidad, diabetes tipo 2, problemas articulares, etc).

En la Semana de la Movilidad, Ecologistas en Acción ha demandado una actuación rápida y seria por un cambio de modelo que revierta todos estos problemas, rediseñando los espacios urbanos para poner a los peatones en el centro. En este sentido, la apuesta del borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima de generalizar las Zonas de Bajas Emisiones en todas las ciudades de más de 50.000 habitantes, supone una oportunidad para pensar en ciudades para las personas y no para los coches.

Asimismo, se debe poner un énfasis especial en los centros escolares, para mejorar la calidad del aire, la seguridad de estos entornos y fomentar los hábitos saludables en la infancia. Por ello, Ecologistas en Acción se ha sumado esta semana a la iniciativa del Seminario Movilidad e Infancia que propone convertir las escuelas en Áreas de Protección a la Infancia. Se propone priorizar la movilidad peatonal y ciclista, restringir la circulación y aparcamiento de coches en las cercanías de los centros escolares, además de mejorar la calidad de los espacios escolares.  

En cuanto a los desplazamientos al trabajo, se deben diseñar itinerarios para poder acceder al trabajo andando o en bicicleta hasta polígonos industriales y empresariales y otros lugares con concentración de centros de trabajo. 

Ecologistas en Acción