El invierno de la vida

 

El ocaso de los sentidos desemboca en el invierno de la vida. Allí, la nieve se transforma en canas, y la tempestad arranca las capacidades del cuerpo. Esa misma tempestad nos otorga la esperanza de permanecer en esencia, lejos de las luchas humanas y del servilismo de la materia. 

        Manuel Lamas