Lunes, 14 de octubre de 2019
Béjar al día

Pilotos competitivos y buenas carreras en la 26ª edición de la Subida Charra

La carretera de La Covatilla, se convierte en circuito de carreras durante la tarde del sábado, ofreciendo a los aficionados al motor un circuito de 4.200 m en el marco incomparable de la Sierra de Béjar

La Subida Charra, competición organizada por la Escudería Ordemots en la carretera de La Covatilla

La Escudería Charra Ordemots, ha organizado este sábado en Béjar la 26ª edición de la Subida Charra, en la que han participado 39 pilotos de los 47 inscritos en un principio, debido a la baja de varias barquetas ante los avances meteorológicos que preveían lluvia durante la prueba. Jaime Briz, presidente de la escudería ha lamentado estas bajas, que se han producido días antes, justificándolas porque el agua es muy peligrosa para este tipo de vehículos.

No obstante, el tiempo ha respetado la carrera y han salido el total de los coches inscritos, disfrutando de esta edición de la Subida Charra puntuable para los campeonatos de Castilla y León de conductores, turismos y monoplazas. Un recorrido de 4.200 m. por la carretera de que da acceso a la estación de esquí La Covatilla.

La prueba ha comenzado puntual a las tres de la tarde y se ha disputado en tres mangas, una primera de entrenamiento y dos cronometradas, en las que ha destacado el duelo en turismos entre Manuel Biain y Eduardo Noriego, del que éste último ha resultado ganador con un tiempo de 02,37,610 frente al 02,40,857. También ha destacada la competencia entre los cinco fórmulas.

Jaime Briz, además, ha destacado como algo interesante que la Subida Charra sea elegida por corredores noveles para su estreno en este deporte y que este año haya habido varios jóvenes participando, lo cual es indicativo de la buena salud de la que goza esta prueba en la Sierra de Béjar.

La escudería salmantina continúa con ánimos y afición para seguir organizando esta carrera durante muchos años más, reconociendo a la carretera de La Covatilla como un circuito incomparable y digno de un campeonato europeo, si hubiera fondos para organizarlo y ha resaltado también el comportamiento ejemplar del público, atendiendo siempre a las indicaciones de la organización, lo cual siempre facilita el desarrollo de las pruebas sin riesgo y sin sustos.