Jueves, 17 de octubre de 2019

Los cencerros y la trashumancia, protagonistas del ‘Festival dos Chocalhos’ de Alpedrinha

La Ruta de la Trashumancia realizada por la Sierra de la Gardunha es el momento culmen de este evento

La fiesta se celebra siempre el tercer fin de semana de septiembre/ Fotos: Martín-Garay

Del 13 al 15 de septiembre la localidad portuguesa de Alpedrinha celebra la 18ª edición de Chocalhos-Festival de los Caminos de la Trashumancia, un evento festivo creado para ensalzar el oficio de pastor y la impronta que dejó la trashumancia en los modos de vida de esta comarca del sur de la Beira, manifestada en los telares, la artesanía, las razas autóctonas, el folclore, la producción de queso, la gastronomía campera y, cómo no, los cencerros (chocalhos), en su uso ganadero y en su vertiente etnográfica como instrumento musical.

El arte de la Chocalheira en Portugal (fabricación de cencerros) fue reconocido por la Unesco en 2015 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad con necesidad de salvaguarda urgente.

La villa de Alpedrinha, de pasado solariego, está situada en la ladera sur de la Serra da Gardunha, en una zona de paso por donde transitaban los rebaños hacia las cumbres de la Serra da Estrela en primavera y hasta las praderas de Idanha-a-Nova, colindantes con Cáceres, a principios de otoño.

Con unos 1.200 habitantes, la villa, perteneciente al concejo de Fundão, espera durante estos tres días alrededor de 30.000 visitantes, según el balance de ediciones anteriores. La autenticidad y espontaneidad de la fiesta atrae curiosos de territorios cercanos y no tan cercanos, tanto de Portugal como de la vecina España. El Festival dos Chocalhos se ha convertido en uno de los certámenes más populares dentro de los organizados en esta zona del país, de pasado trashumante.

Una de sus principales características es que la fiesta se vive en la calle. La animación callejera es constante con los grupos de bombos, concertinas y gaitas desfilando por todos los rincones de la localidad, de la mañana a la noche. Los residentes abren las puertas de sus casas, acondicionando bodegas y garajes como tascas ocasionales. Cencerros, esquilas y campanillas suenan por todas partes. Las principales razas autóctonas de ganado ovino y caprino de la región se muestran en el espacio temático ‘El Bardo’, donde se realiza también la exhibición de perros pastores, los otros grandes protagonistas de la fiesta.

Uno de los momentos altos del evento trascurre el domingo por la mañana con la caminata por la Ruta de la Trashumancia, realizada junto con el rebaño y los pastores. Partiendo a las 8h00 de Fundão, se recorren unos nueve kilómetros bordeando por caminos la sierra de La Gardunha hasta Alpedrinha, pasando en algunos tramos por la calzada romana de la cual quedan vestigios por toda la región.

Los participantes son acompañados hasta la salida de Fundão por los chocalheiros de Vila Verde de Ficalho, que reciben al rebaño a su llegada a Alpedrinha, unas tres horas más tarde. Estos chocalheiros alentejanos son toda una institución en esta fiesta y aportan los momentos más visuales y emotivos, al marchar al ritmo de sus pesados cencerros y cuando interpretan el profundo, sentimental y fraternal Cante Alentejano, otro de los bienes culturales portugueses reconocido como Patrimonio Mundial (2014).  

Durante el almuerzo se podrá degustar la Chanfaina de Pastor. En la Oficina de Turismo de Fundão pueden informar de todas las variantes que ofrecen para participar en la fiesta, como la iniciativa Pastores en Trashumancia, una actividad que abarca el fin de semana completo. También habrá varias visitas guiadas por Alpedrinha durante el sábado y el domingo, para descubrir el pasado señorial de la villa, reflejado en las casas solariegas, capillas, fuentes e iglesias.

El Palacio do Picadeiro es uno de los espacios emblemáticos de su patrimonio arquitectónico. Situado en la parte más alta de la villa, es en la actualidad un espacio expositivo. Desde el patio delantero pueden divisarse las tierras llanas que aquí comienzan y se extienden hasta el Alentejo y hasta España. Este fin de semana acogerá la exposición y venta de productos agroalimenticios del Club de Productores de Fundão: fruta y sus derivados (principalmente la Cereza de Fundão en todas sus variantes), quesos, aceite, vino, agua mineral, setas, miel y licores serranos. El domingo por la mañana se realizará un mercado con productos ecológicos.

Entre pacas de paja y cencerros trascurre la vida estos días en la villa beirá de Alpedrinha. Aunque el oficio de pastor está en decadencia y algunas razas autóctonas en riesgo de extinción, eventos como este pretenden dignificar el sector, trasmitiendo las tradiciones vinculadas a esta forma de vida para que no se pierdan para siempre.

La oveja Churra do Campo y la Merino de la Beira Baixa son las razas de ovino más propias de esta región, siendo la Cabra Charnequeira la raza caprina más típica de la Beira Baixa.

Habrá talleres para aprender algunas actividades relacionadas, como tricotar, la fabricación de tambores, elaboración de queso o adiestramiento de perros para guiar y cuidar rebaños.

El perro Serra da Estrela es la clásica raza de cuidador de rebaños en la región, pero habrá criadores de otras razas portuguesas y foráneas naturalmente dotadas para el pastoreo.

Como cada año, una comarca vinculada a la pastoricia es invitada al Festival de los Caminos de la Trashumancia. Después de Idiazábal o Malpartida de Cáceres, este año es el turno de Castro Daire, municipio portugués del distrito de Viseu, que expondrá en Alpedrinha la relación de su pastoreo con la sierra de Montemuro y la huella dejada en su gastronomía y artesanía.

En los muchos espacios para comer y beber habilitados este fin de semana en Alpedrinha  se podrán probar platos tradicionales de la gastronomía pastoril, como las migas de pastor, las calderetas de cordero, los ranchos (una especie de cocido) o la chanfaina de pastor, además del Queso Amarillo de la Beira Baixa, los embutidos de Alpedrinha o el requesón.

Además de la animación diurna, por la noche habrá conciertos. Alpedrinha se sitúa unos 100 kilómetros al sur de la frontera salmantina de Fuentes de Oñoro, con salida directa desde la A23. 
Ver más imágenes: