Sábado, 21 de septiembre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

La estimulación de la actividad empresarial, eje de los cambios en las Ordenanzas Fiscales para 2020

Además se suprime la tasa por usar el frontón del Valle de San Martín y aumenta la tasa por la recogida de animales, que se empezará a aplicar

El alcalde Marcos Iglesias y la delegada de Economía y Hacienda Laura Vicente Torréns dieron a conocer en una rueda de prensa celebrada a primera hora de la tarde del martes las novedades que traen las Ordenanzas Fiscales del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo para el ejercicio 2020, que en las próximas semanas recibirán el visto bueno del Pleno del Consistorio, entrando en vigor el 1 de enero.

La mayoría de las novedades consisten -siguiendo el programa electoral del PP- en bonificaciones e incentivos fiscales para facilitar la instalación de empresas en Ciudad Rodrigo, o para que las empresas ya en marcha puedan crecer, todo ello con la finalidad, en palabras de Marcos Iglesias, de lograr la “reactivación económica de la ciudad”. En este sentido, uno de los objetivos es que empresas que “tengan dudas de dónde emprender”, “apuesten por Ciudad Rodrigo con ese marco fiscal más beneficioso y ventajoso”.

Por un lado, en el Impuesto de Bienes Inmuebles, el Impuesto de Actividades Económicas y el Impuesto de Plusvalía, habrá una bonificación durante 2 años para las empresas que se instalen en polígonos industriales y creen al menos 5 puestos de trabajo; para aquellas que se instalen en otro lugar de la ciudad y creen al menos 1 puesto de trabajo; y para aquellas empresas ya en funcionamiento que creen un nuevo puesto de trabajo.

La bonificación base será de un 50%, ampliándose hasta un 95% si se crean más puestos de trabajo por encima del mínimo exigido. En lo que respecta a esos puestos de trabajo, deberán ser de carácter fijo o indefinido a jornada completa, ocupados por empadronados en Ciudad Rodrigo, y mantenerse al menos 2 años. Además, las empresas no podrán haber hecho ningún ERE o despido masivo en los 12 meses anteriores a la formalización de estos nuevos contratos.

A mayores, en lo que respecta al Impuesto de Actividades Económicas (que deben pagar las empresas con una facturación superior al millón de euros anuales), las empresas que se fijen en Ciudad Rodrigo estarán exentas de su pago entre el 2º y 7º año de su instalación (siempre que no hayan ejercido esa actividad con anterioridad, sino la bonificación será del 50%). Las empresas actualmente en funcionamiento podrán acceder a bonificaciones en el IAE durante 2 años si tienen pérdidas: si son de hasta 20.000€, la bonificación será del 30%; si son de 20.000 a 40.000€, de un 40%; y si son más de 40.000€, del 50%.

Por último, en lo que respecta a las tasas de licencia ambiental y por apertura de establecimiento, de salida quedan reducidas a la mitad. Por ejemplo, la tasa por la tramitación de actividades o instalaciones sometidas al régimen de autorización ambiental pasa de 1.000 a 500  euros. Mientras, la tasa por las licencias de las actividades o instalaciones sometidas al régimen de licencia ambiental, que viene determinada por los metros cuadrados del establecimiento, también se reduce a la mitad en cada tramo de pago.

De igual modo, la tasa por el simple cambio de transmisión de la actividad o ampliación pasa de 70 a 35€. Además, de forma adicional, habrá bonificaciones de hasta un 95% para empresas de nueva creación si crean al menos un puesto de trabajo indefinido a jornada completa y es ocupado por un empadronado en Ciudad Rodrigo; si un desempleado pone en marcha su propio negocio; o si el empresario es menor de 35 años.

Para Marcos Iglesias, “la situación comercial de Ciudad Rodrigo necesita de este tipo de estímulos”, considerando que es el paquete de medidas “más incentivador” de los últimos tiempos para “hacer un Ciudad Rodrigo más competitivo, que esté en posición de generar oportunidades y desarrollo económico”. Según añadió, “a largo plazo creemos que va a dar resultado”.

> Otras novedades

Además de esas medidas centradas en las empresas, las Ordenanzas Fiscales para 2020 traen unos cuantos cambios más, como por ejemplo un nuevo ajuste del Impuesto de Bienes Inmuebles para evitar que la revisión catastral tenga su efecto en los recibos a pagar por la ciudadanía. En este sentido, el tipo impositivo del IBI de los bienes de naturaleza urbana se rebaja del 0,58 al 0,57 para que los ciudadanos paguen en 2020 lo mismo que en 2019 (el de los bienes de naturaleza rústica y de características especiales se queda como estaba, en 0,69 y en 1,30, respectivamente).

Entre los cambios más destacados están que se suprime la tasa por el uso del frontón descubierto del Valle de San Martín (es decir, a partir de ahora se podrá usar de forma gratuita, con el objetivo de fomentar la práctica deportiva); y que todos los centros educativos, sin distinción entre centros públicos y los que no lo son, podrán acceder a las mismas exenciones por el uso de espacios públicos (hasta ahora los centros concertados no podían).

La última gran novedad afecta a la tasa por la recogida de animales en la vía pública, que hasta ahora no se aplicaba. Teniendo en cuenta la abultada factura que supone para el Ayuntamiento (ya alcanza los 15.830€), ahora los ciudadanos deberán pagar la tasa, que además se incrementa de forma notable respecto a la cuantía fijada hasta ahora (8,84€).

De este modo, a partir del 1 de enero de 2020, por cada animal recogido en la vía pública (por los servicios establecidos para ello) que sea posteriormente reclamado por su dueño, éste deberá abonar 30€. En el caso de que el animal no sea reclamado, pero se demuestre que tiene un dueño, éste deberá abonar 50€. En casos de reincidencia, el precio a pagar será de 66€, mientras que por los sacrificios de perros se abonarán 49,95€. Hay que apuntar que para el Ayuntamiento cada recogida tiene un coste total de 120,11€; 42 de ellos por el servicio de la Diputación a la hora de recoger al animal.

Por último, se hace un ajuste -en función de la normativa de la Unión Europea- de la tasa que afecta a las compañías que prestan servicios de telefonía móvil; se incrementan un 2,6% (el IPC de agosto de 2017 a julio de 2019) las tasas de agua y alcantarillado en función del contrato existente con la empresa prestadora del servicio; y pasa a estar recogido en la ordenanza el coste de la reserva de espacios para aparcamiento en la vía pública que han solicitado hoteles (de 100 u 80€ por cada plaza dependiendo de la zona de la ciudad).