Sábado, 21 de septiembre de 2019

El Colegio de Psicología reclama más profesionales en Atención Primaria para detectar posibles casos de suicidio

La Comunidad registra una media de 200 casos al año y se sitúa como la primera causa de muerte violenta entre menores de 40 años
El Colegio de Psicología destaca que Castilla y León registra una media de 200 suicidios al año. Foto de COPCyL

El Colegio Oficial de Psicología de Castilla y León (COPCyL) ha reclamado más profesionales en Atención Primaria para detectar de "forma temprana" posibles casos de suicidio a través de un "seguimiento de los usuarios", una petición con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio que se celebra este martes, 10 de septiembre.

Según ha señalado el decano del COPCyL, Jaime Gutiérrez, el suicidio "no es algo estigmático, sino la consecuencia de distintas enfermedades" que deben ser detectadas en Atención Primaria.

En este sentido, el Colegio de Psicólogos ha destacado que Castilla y León registra una media de 200 casos al año y se sitúa como la primera causa de muerte violenta entre menores de 40 años, "muy por encima de los accidentes de tráfico o laborales".

Según el último estudio del Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondiente a 2017, en Castilla y León se produjeron 218 suicidios, 71 por ciento de hombres y 29 por ciento de mujeres, mientras en España la cifra llega hasta los 3.700 y los expertos estiman que los intentos fallidos alcanzan los 8.000 casos.

Ante estas cifras, el COPCyL ha asegurado que la Psicología tiene los recursos "necesarios" para prevenir el suicidio, por lo que ha demandado una "mayor" presencia de psicólogos en Atención Primaria para poder realizar un seguimiento de los casos potenciales y de los intentos fallidos que no han pasado por Urgencias.

"Un tanto por ciento muy elevado de las personas que se suicidan estaba en tratamiento, pero no pueden recibir una atención adecuada porque para eso necesitaríamos muchos más psicólogos en la Sanidad Pública", ha apuntado por su parte el vicedecano del COPCyL, Vicente Martín.

En este aspecto, la organización también ha precisado que los cambios en el comportamiento o en el aspecto físico, así como problemas en el trabajo, incapacidad para gestionar las emociones o la verbalización de angustia ante la vida son los "principales signos de alerta" en personas que pueden tener "inclinaciones suicidas".

Por otro lado, el colectivo ha pedido realizar un "seguimiento protocolarizado de los casos de suicidio frustrados" y ha abogado porque se desarrollen un citas con un especialista "cada 15 días". "De hecho, deberían seguirse con mucha atención los trastornos de angustia o de ansiedad ya que, aunque no están directamente relacionados con el suicidio, pueden llevar a él", ha explicado al respecto Martín.

"Un tabú social"

Igualmente, Martín ha lamentado que el suicidio sigue siendo un "tema tabú" del que "no hablan ni los medios ni la sociedad". "No hay ninguna base real ni estudios serios que concluyan que informar sobre este tipo de muertes violentas causa un efecto dominó, pero los medios son reacios a hablar de ello", ha criticado, para resaltar que "la prevención y la normalización" de las enfermedades o trastornos mentales es "la mejor arma" para paliar este problema.

Según los datos del INE correspondientes a 2017, el 80 por ciento de los suicidios cometidos en Castilla y León se produjeron en edades comprendidas entre los 40 y los 80 años --exactamente 174 casos de los 218 registrados--, mientras que por debajo de los 15 años, no se recoge ninguno; y de 15 a 30 años se registró un total de once suicidios en la Comunidad.