Martes, 17 de septiembre de 2019

De fiestas y comienzos de curso

El curso empieza por fin pesadamente, pero viene cargado de promesas

Ya tenemos preparados los escenarios de músicas y representaciones y, por supuesto, están ya a punto las casetas populares de fiesta. La “mariseca” luce ya hace tiempo en lo más alto del ayuntamiento de nuestra ciudad. Ya tenemos en nuestras manos los programas de los próximos días festivos; y, por supuesto, los programas de las próximas jornadas de nuestra fiesta nacional, la fiesta de los toros. Estamos, pues, ya en ambiente de fiestas, que darán comienzo el próximo día 7, víspera de la Virgen de la Vega, y duran hasta el día 15 con la coda del día 21, en que aún se celebra una corrida.

Este comienzo de fiestas, al principio del mes de septiembre, retrasa o entorpece los comienzos de curso en los diversos colegios y en las distintas facultades universitarias de la Pontificia o de la Universidad Civil. La Universidad Pontificia tendrá la inauguración del curso el próximo día 13, viernes, con lo cual, la formalización de las clases ordinarias tendrá lugar el lunes día 16.

Las escuelas e institutos ya han comenzado sus clases que, lógicamente, se verán interrumpidas en los días de fiesta.

Pero no sólo las instituciones oficiales o estatales dan comienzo a sus tareas anuales. También las actividades de la Iglesia están ya a punto de comenzarse, aunque en este caso sí esperan a que se pasen las fiestas, tanto religiosas como civiles.

La primera actividad significativa de la diócesis de Salamanca es la Semana de Pastoral, que dará comienzo con un retiro misionero para sacerdotes, que tendrá lugar el lunes 16 en la casa de los padres paúles de Santa Marta. Después cada día de la semana por la tarde se presentarán las diversas actividades que llevan adelante varias comisiones que continúan las tareas que dejó abiertas la Asamblea Diocesana, que se terminó el año pasado.

Simultáneamente tendrá lugar la ya tradicional Marcha Teresiana, que se aproxima al año cuarenta, pues daba comienzo en su primera edición en el año 1981, como preparación para el Año Santo Teresiano de 1982, como quinto centenario de la muerte de la Santa.

Y aunque no es una actividad propiamente diocesana, sino de carácter nacional, del 19 al 22 tendrá lugar en Madrid un Congreso Misionero, al que asistiremos seis personas de la diócesis de Salamanca, para preparar la celebración novísima del Mes Misionero Extraordinario, el de octubre, al que nos convoca el Papa Francisco con ocasión de cumplirse el centenario de la publicación por el Papa Benedicto XV de la primera encíclica misionera de los tiempos modernos, la llamada Maximum Illud, es decir, la gran misión que nos encomendó Jesucristo a sus seguidores, que se congregan en nuestra Iglesia.

Las catequesis y actividades parroquiales no darán comienzo normalmente hasta el próximo mes de octubre. Aquí las vacaciones veraniegas se alargan ampliamente, comprendiendo los cuatro meses que van desde junio hasta septiembre. Este año se puede dispensar más justificadamente a los que empiezan sus trabajos tardíamente, ya que los nombramientos de un buen número de sacerdotes han llegado tardíamente y hay que esperar a que tomen posesión de sus parroquias y hagan los nuevos planteamientos y programaciones.

El Mes Misionero Extraordinario, el mes de octubre, es este año particularmente importante y viene cargado de actividades misioneras, que nos animarán a ponernos en marcha en el funcionamiento pastoral y misionero de nuestras diócesis. Es una invitación que nos hace el Papa Francisco pensando en un nuevo proceso misionero de diócesis y comunidades cristianas. El curso empieza por fin pesadamente, pero viene cargado de promesas.