Sábado, 21 de septiembre de 2019

El metotrexato como metáfora

Ahora que parece que la situación se calmó, me atrevo a tocar el tema… Y a usarlo metafóricamente, como reza el título.

Empezaré contextualizando para quienes me leen en la orilla europea; en México se denuncia desabasto de medicamentos, el gobierno lo niega o minimiza y estalla una bronca severa cuando, en un hospital infantil, los padres protestan porque no llegan las quimioterapias para sus hijos… Quimioterapia implica cáncer. En medio de esa protesta, el Secretario de Salud -el ministro- insiste en lo de minimizar y le quita importancia a la puntualidad en las dosis, o sea, que no pasa nada si hay algún retraso.

Grosso modo, sin ser médico, cuando tuve que usar el metotrexato -en aquel entonces, creo recordar, también le decían metotrexate- me explicaron que es un medicamento que sirve para encapsular los tumores porque, digamos, les corta el suministro, no deja que las células se muevan, o al menos, no tan fácilmente.

O sea, es algo quirúrgico… para evitar, en muchos casos, la cirugía, si se me permite la metametáfora.

A lo mejor el Secretario de Salud, que ya pidió disculpas a los padres, tenía razón; el problema es que cuando hay un mal grave, potencialmente letal o, al menos muy peligroso, parece que lo primero es diagnosticar y combatir, y se suele hacer énfasis en los diagnósticos a tiempo y los tratamientos rápidos…

Como que los médicos dan a entender que ya luego verán por qué regañan al enfermo, si por haber comido de más, o bebido, o fumado, o por no haber hecho ejercicio.

Quitarle importancia al hecho, aunque después se pidan disculpas o se diga, como insinuó el Presidente, que el medicamento lo compren el médico o la enfermera (cuando el costo es bastante alto), parece poco serio, cuando no cínico; es como cuando, en aquella situación personal, me llegaban con remedios caseros -me vienen a la mente el jugo de pasto de trigo y el noni- y diciendo que lo otro era veneno.

Por eso, a pesar de las disculpas y demás, vi la metáfora en lo que dijo un Secretario de Salud que pertenece a un gobierno “homeópata”: un gobierno que aporta tanto el diagnóstico, propio, como sus remedios: niega todo lo anterior a ellos -todo lo hicieron mal nuestros adversarios conservadores… que resulta que son liberales-; denota una cierta aversión a la ciencia -los científicos son “sabelotodos”, no es necesario estudiar en el extranjero-; y no le ve sentido a las medidas de choque puesto que confunde el uso legítimo de la fuerza por parte del Estado con represión: “no vamos a usar al Ejército contra el pueblo” fue la respuesta a un ciudadano que reclamó estar a merced del crimen.

O sea, que más allá del desabasto, en el fondo parece que el Secretario no es el único que no considera, o consideraba, primordial el metotrexato.

@ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)