Martes, 17 de septiembre de 2019

Cosas del nuevo Hospital.

El nuevo complejo Hospitalario de Salamanca. Unos 200 metros más a la derecha está la puerta del Virgen de la Vega, sede provisional de consultas mientras se construye lo que se indica en verde sobre el actual Clinico.

Llegamos a Septiembre, y a la reordenación del transporte público. El nuevo Hospital tiene mucho que ver con ello, su diseño puede permitir un buen acceso a este medio de transporte para quienes tengan que utilizar esta infraestructura pública. Afortunadamente la Junta no se metió en extraños experimentos como en Burgos, lo que tampoco ha impedido un sobrecoste sobre la inversión inicial, algo así como el doble dicen.

Líneas que actualmente llevan al Hospital. La línea 7, en morado, desde que empezó la obra Hospitalaria incomprensiblemente no entra en el Campus con lo que queda lejos del Hospital. 

Según lo publicado en webs oficiales y en la tramitación urbanística, el nuevo complejo tiene dos puertas principales. La del Hospital está junto al rio y la de Consultas en el Paseo de San Vicente, donde paran ahora los autobuses en sentido sur. Como el edificio de Consultas realmente no está construido, se precisa derribar el actual Clínico, en una visita a las obras del todavía alcalde Fernández Mañueco junto al entonces Consejero de Sanidad se anunció que el Virgen de la Vega cobijaría provisionalmente esas Consultas en su momento. Tras esto, convendría ir pensado qué hacer con ese edificio que quedará sin uso hospitalario para reaprovecharlo desde el interés público.

Datos obtenidos de las diferentes memorias de la Consejería de Sanidad. La estancia media tras el ingreso hospitalario ronda los 7 días.

Según los datos de Actividad Asistencial que publica la Junta, las consultas son, con diferencia, el principal motivo para acudir al Hospital. Confiemos que se tenga en cuenta para atender a todos sus usuarios sin obviar alguna puerta, tres nada menos hasta que se termine realmente toda la obra, a una media de 200 metros de distancia.

De momento podemos ver la urbanización en parte. El todavía Hospital Clínico siempre “ha gozado” de ridículas aceras. Quizás fuera comprensible en su momento con la percepción de la movilidad que se tenía entonces, bastante alejada de la realidad por cierto, con el coche como el rey. Lo que no evita demostrar bastante falta de sentido común y falta de interés en conocer esa realidad para una obra que tiene que pensar en todo el mundo.

A la izquierda el nuevo hospital, a la derecha el edifico de servicios. La señal existente junto a este da idea de las dimensiones de las aceras. 

En la actual se puede ver alguna cosa que chirría un poquito. Desde luego que las dimensiones de las aceras que rodean el edificio han crecido con respecto al pasado, pero quizás no lo suficiente o no en todos los sitios. La calle que separa el edificio de servicios, erigido el primero y junto al Centro del Cáncer, del Hospital es estrecha. Las aceras recuerdan a sus antecesoras, construidas en una era en la que no existía normativa sobre accesibilidad, y ya sabemos que resulta raro que acuda alguien a un hospital en una silla de ruedas, por ejemplo. En su momento había todo el sitio del mundo para haber evitado esto, ahora sería deseable trasladar el aparcamiento allí señalizado.

Y como segunda cosa llamativa, es evidente que todos queremos que se termine cuanto antes el vial paralelo al rio. Pero el movimiento de tierras parece exagerado, y sobre todo poco cuidadoso con el parque que allí existía, una inversión municipal realizada no hace tanto tiempo. Confiemos que las plantas sobrevivan, creo que ya sabemos de la importancia del arbolado maduro para combatir la contaminación y el Cambio Climático. Ello debería obligar a actuar con más tacto en las obras.

Siempre he pensado que para diseñar este tipo de infraestructuras públicas costosas y especializadas se debe contar con un amplio dispositivo asesor de personas que trabajan o las usan. Profesionales de la Medicina, ambulancias, docentes, investigadores, personal de apoyo, enfermos y usuarios varios, asociaciones diversas, y supongo que mucha gente más. Por lo visto, diría que en temas como movilidad viaria y accesibilidad quizás no han estado todos los que debieran. Todavía hay tiempo para corregirlo.