Martes, 17 de septiembre de 2019

Lyon y los jóvenes

El trabajo misionero y de los misioneros con los jóvenes de diversos países y continentes, en las misiones católicas y protestantes

Lyon es una ciudad joven, aunque tenga recuerdos de dos mil años, concretamente de realidades romanas, cuyos restos pueden aún contemplarse, como el anfiteatro o el foro, que se sabe que estaba situado sobre el monte de Fourvière, donde los primeros cristianos lioneses fueron martirizados a finales del siglo II (año de 177), y se alza una moderna basílica, cuya Virgen, la Virgen de Fourvière, es objeto de la devoción de los actuales habitantes de Lyon.

Universidad Católica de Lyon

La ciudad está formada por toda una serie de construcciones recientes y cuasi uniformadas, salvo dos o tres edificios de gran altura, que sobresalen por encima de todos las demás. Pero, sobre todo, es joven no tanto por su aspecto como por su actividad y porque se ven jóvenes por todas partes: metro, autobús, tranvías, así como bares y plazas, por supuesto.

Esta vez me ha traído a Lyon justamente un congreso sobre el trabajo misionero y de los misioneros con los jóvenes de diversos países y continentes. Es un congreso de historiadores, antropólogos, sociólogos y trabajadores de campo en las misiones católicas y protestantes, esta vez tratando de estudiar el trabajo de los misionólogos y misioneros, o de las iglesias misioneras en su conjunto, con los más jóvenes. El título del Congreso: Infancia, juventud y misiones en los siglos XIX al XXI.

Se ha estudiado la animación misionera de los jóvenes en Francia, concretamente “La misión presentada a los jóvenes en las Escuelas del domingo protestantes, en el siglo XIX”. Un aspecto poco conocido, aun por nosotros, los especialistas de las misiones. Y también “La ‘remobilización’ de la juventud protestante francesa en favor de la misión entre las dos guerras a través de la Comisión Misionera de los Jóvenes”, otro aspecto también desconocido para nosotros los católicos.

Y aún más experiencias misioneras en Europa, empezando por situar a Lyon como “encrucijada de comercio, misión y colonización”. Las misiones no son ajenas al entorno de las circunstancias que las rodean.

Sobre jóvenes asociados: “Estudiantes cristianos y misiones: El caso de la Asociación misionera de estudiantes de Upsala (Suecia, desde 1884)”. Y “La Liga Misional de Estudiantes de Francia”. Con un instrumento llamativo para atraer diariamente la atención de los jóvenes: “El Calendario de las Misiones, un instrumento de evangelización de los estudiantes de la facultad de teología protestante de Montauban”.

Los misioneros han trabajado con los jóvenes del Congo, al estilo que les imponía el Rey de Bélgica Leopoldo II, buscando defender sus intereses políticos africanos. Hasta se nos ha hecho referencia a una novela histórica: “Suema o la pequeña esclava africana enterrada viva, publicada en París en el año 1870”. Más casos africanos: “La evolución de la presencia y del movimiento de los jóvenes cristianos en el Camerún en los años 1950”.

Y, siguiendo con África, vemos “Independencia de un movimiento de jóvenes e independencia de una nación: el despertar de Madagascar de 1945 a 1970”. En general, la educación misionera de los jóvenes se desarrolla en el ambiente en el que están viviendo sus propios países, y no es ajena a esa situación. Hay más casos africanos, por ejemplo en la R. D. del Congo y en Mali. A destacar “Claudia Bouiller, una laica comprometida: del Ashram de Bou-saäda a la pensión Mimosa de Argel para los estudiantes argelinos”. Como puede observarse, los estudios africanos de los países de influencia francesa son los más estudiados.

De Asia, se presenta el tema “La educación de las jóvenes a través de la prensa católica china”. Es casi el único tema sobre Asia, junto con las vicisitudes de los misioneros del Verbo Divino en China en la formación de sus novicios y aspirantes a la vida religiosa. Véase, además, el misionero “Vincent Lebbe y los estudiantes chinos en Francia y en Bélgica de 1920 a 1940”.

Y, para terminar, el único tema de América tratado en el congreso: “Los Grupos Bíblicos Universitarios (GBU) en Brasil”.

Lo único que queda bien claro es que las misiones y los misioneros no abandonan, sino que los tienen bien bajo sus cuidados, a los niños y a los jóvenes. ¿Tendremos algo que aprender de las misiones?