Lunes, 18 de noviembre de 2019

Preocupación entre las familias por la escasez de libros de texto nuevos

La decisión de los colegios salmantinos de seguir reutilizando las ediciones del año 2014 hace que no haya apenas existencias, para los que quieren comprarlos

Los libreros salmantinos tranquilizan a sus clientes porque será posible contar con todos los libros, aunque recomiendan que se pidan los ejemplares antes de final de mes

El curso escolar 2019/2020 será un periodo de transición, al menos en cuanto a libros de texto se refiere. La decisión de los colegios salmantinos de seguir reutilizando las ediciones del año 2014 ha supuesto para muchas familias un considerable ahorro a la hora de la compra de estos ejemplares, pero para otras, un verdadero quebradero de cabeza, detallan los libreros miembros de la asociación de Comercio ASECOV, integrada en CONFAES. 

El problema radica en la escasez de los libros de texto nuevos, cuya vida útil concluye este año, ante el cambio esperado para 2020. “Este es el último curso en el que se utilizan los libros de 2014. Quienes no pueden conseguirlos por otras vías y necesiten unos nuevos se encuentran que no hay apenas stock, ya que las editoriales están trabajando prácticamente a demanda”, explica José Luis Delgado, vicepresidente de ASECOV. 

Los libreros salmantinos, conscientes de esta realidad, tranquilizan a sus clientes de que será posible contar con todos los libros, aunque recomiendan que se pidan los ejemplares antes de final de mes. “Pese a que las familias ya no dejan estas compras para última hora como ocurría hace años, es muy importante pedir cuanto antes aquellos libros que faltan para asegurar que los niños cuenten con ellos a principio de curso”, detalla el librero salmantino. 

En este sentido, a juicio de José Luis Delgado, los materiales más buscados serán “las fichas de actividades y los cuadernos de ejercicios de todas las asignaturas”, soportes que acumulan un mayor uso respecto al resto de materiales que utilizan los estudiantes de Primaria y Secundaria. 

Igualmente, los libreros salmantinos continúan un año más ofreciendo un servicio personalizado que en muchas ocasiones resuelve problemas que llegan a sacar de quicio a cualquier padre. Por ejemplo: listados de libros con información incorrecta. 

“Todos los libreros asociados a ASECOV tenemos una gran experiencia en este tipo de cuestiones y sabemos los libros que necesitan los alumnos de cada colegio. Al inicio de cada curso nos encontramos listados mal elaborados o con libros que no existen. Esta es una de nuestras virtudes, asesoramos al cliente en cualquier cosa que necesite, y si existen problemas estamos para solucionarlos”, concluye un profesional con una larga trayectoria dedicada a la venta de libros y papelería en la capital salmantina.