Miércoles, 8 de julio de 2020

Los jeans, la prenda que parece no cambiar nunca pero que lo ha hecho – y mucho, desde sus comienzos

La creación de los vaqueros comienza hace más de un siglo, cuando las primeras piezas de este tipo surgieron, tal y como su propio nombre indica, para los vaqueros del momento y aquellas personas dedicadas a la minería

En un momento de pleno apogeo en la industria de la moda, disponiendo esta de un nivel de influencia en la sociedad mucho mayor a cualquiera del que haya gozado anteriormente en la historia, son cada vez más las personas que se encuentran informadas al día de las nuevas colecciones, descuentos, complementos y opciones de compra que van llegando a lo largo del tiempo, aumentando la frecuencia de las adquisiciones y el gasto de las mismas. Es el escenario soñado por aquellos que comenzaron a mostrar sus creaciones en los primeros desfiles y explosiones de trajes, un objetivo que se ha cumplido muchos años después de aquello.

Sin embargo, y aunque en el mundo de la moda todo parece innovación y novedad, es bien sabido que esta tiende a repetirse cada ciertos años y que hay elementos que nunca terminan por irse del todo. Un ejemplo de lo primero es, desde luego, la estética ochentera, que recibe su nombre por la época en la que comenzó a utilizarse y que, si bien sufrió un abandono progresivo con el paso de los años, a día de hoy está volviendo a recobrar fuerza y numerosas firmas dejan ya traslucir ese estilo en sus creaciones. Respecto a aquello que ha conseguido permanecer a lo largo del tiempo prácticamente inalterado y sin signos de acusar envejecimiento alguno, la prenda más representativa son los jeans o pantalones vaqueros.

Tanto si son jeans de mujer como si son de hombre; tanto si tienen todas sus costuras en el lugar o dan un aspecto roto; tanto si su color es el original o han sido teñidos, los pantalones vaqueros son una muestra evidente de aquello que la industria de la moda ha conseguido alterar de diferentes aspectos y formas a lo largo de los años, pero que nunca ha conseguido cambiar en esencia ni, mucho menos, expulsarlo del ideario colectivo y canalizar el gusto de los usuarios hacia otras prendas distintas.

La clave del éxito de los vaqueros

La creación de los vaqueros comienza hace más de un siglo, cuando las primeras piezas de este tipo surgieron, tal y como su propio nombre indica, para los vaqueros del momento y aquellas personas dedicadas a la minería. De ahí que incluyen una buena serie de bolsillos para poder guardar todo tipo de objetos en su interior y de esta manera maximizar su utilizar. Su popularidad fue tal, no obstante, que el paso del tiempo terminó por transportar el uso de los jeans al resto de la sociedad, primero como un elemento que rompía con la estética del momento y después ya como un elemento característico de la sociedad del momento.

El éxito de los jeans radica, de manera evidente, no solo en la amplia oferta que se pueda encontrar a día de hoy en lo que a ellos respecta, pudiendo adquirirlos en todo tipo de apariencias y diseños –más o menos holgados; más o menos ajustados; con una cintura u otra–, sino también en la comodidad que aportan a quienes los llevan. En última instancia, este ha sido el ingrediente que ha germinado en lo más profundo del núcleo social y ha permitido un asentamiento duradero.

Jeans para todos los gustos

Aunque, efectivamente, los jeans o pantalones vaqueros no han cambiado su concepto desde los mismísimos inicios, otros muchos de sus aspectos sí han sido modificamos, en definitiva. Lo conocen muy bien en Lois Jeans, una marca española que ha tenido mucho que decir a lo largo de las últimas décadas en lo que se refiere a la moda vaquera, fabricando pantalones de calidad para todas las edades, personas y gustos, habiéndose ganado un hueco por derecho propio en la citada industria.

Son, además, un gran ejemplo de cómo crear ropa de calidad, duradera frente al paso del tiempo y que siga métodos de fabricación alejados de aquellos seguidos por las grandes cadenas del momento que, generalmente, ofrecen un peor resultado al cliente. Es por ello que a día de hoy continúa siendo una de las mejores opciones para conseguir unos pantalones vaqueros no solo que sigan las últimas tendencias, sino que permitan ser disfrutados durante un largo tiempo y soporten todas las eventualidades del contexto diario en el que serán utilizados los mismos.