Martes, 17 de septiembre de 2019

Fútbol: Tener opinión no es lo mismo que tener conocimiento

Un equipo que no gana es criticado inmediatamente y se ha acuñado la típica frase: “Es que no saben a lo que juegan”
Incluso, el aficionado medio sigue pensando que los entrenadores pueden mover a los jugadores a satisfacción como si de ajedrez se tratase

            Lo han puesto de moda los periodistas expertos en crear frases hechas que no dicen nada, pero hacen mucho daño a los profesionales. Un equipo que no gana es criticado inmediatamente y se ha acuñado la típica frase: “Es que no saben a lo que juegan”. Curiosamente, el que hace esa crítica es posible que lo más redondo que haya visto en su vida es una pastilla de chocolate, pero tiene opinión para criticar despiadadamente a un entrenador o a todo un equipo con exquisita profesionalidad.

            Hasta nos olvidamos que un partido de fútbol es una pugna indescifrable entre dos bloques-equipo, de once jugadores cada uno, que ponen a contribución esfuerzos y tácticas que muchas veces contrarrestan las del contrario y no dejan hacer fácilmente, por otra parte, realizan su propio juego con la intención de superar al otro contrario. Algo tan evidente se nos olvida de manera permanente. Decía el entrenador argentino Alfio Basile: “Yo a mis equipos los paro bien en la cancha. El problema es que cuando empieza el partido, los jugadores se mueven”. Incluso, el aficionado medio sigue pensando que los entrenadores pueden mover a los jugadores a satisfacción como si de ajedrez se tratase.

            En mi libro “Fútbol: Una pugna indescifrable” dejé constancia de una de las mejores precisiones que yo haya leído sobre el fútbol en estos tiempos contemporáneos. Como no podía ser de otra manera, lo dijo un sabio futbolístico, Johan Cruyff: “Hay muchos que pueden decir que un equipo juega mal. Hay pocos que puedan decir por qué juega mal. Y hay poquísimos que puedan decir lo que hay que hacer para que juegue mejor”.  Opinar es gratis, pero opinar dando lecciones cuando no se tiene conocimiento es una osadía. Y muchos aficionados, también muchos periodistas, debieran grabarse a fuego las precisiones de Johan Cruyff. O sea, un partido de fútbol te gusta o no te gusta, normalmente te gusta más cuando ganas; cuando se pierde se encuentran razones muy peregrinas: “Es que solo jugó con dos centrocampistas”, a lo que yo le contestaría “Brasil ganó el Mundial1970 con 1.4.2.4., o sea, 2 centrocampistas”. En fin, ver el fútbol según interesa para tener razón no es la mejor forma de análisis. Y, sobre todo, para asegurar que “No saben a lo que juegan” hay que saber un poquito más que los que juegan...