Lunes, 16 de septiembre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Almeida recrea con gran espectacularidad el Cerco sufrido en 1810

El evento concluyó como es habitual con un castillo de fuegos artificiales

En plena recreación de la batalla | Fotos Adrián Martín

La localidad portuguesa de Almeida está atrayendo durante este último fin de semana íntegro del mes de agosto la atención de sus localidades vecinas, tanto lusas como españolas, gracias a la recreación que está llevando a cabo del Cerco que sufrió la ciudad en 1810 por parte de las tropas napoleónicas, un hecho considerado crucial en la entrada francesa en Portugal.

El evento principal de este fin de semana tuvo lugar en la noche del sábado, cuando se recreó la batalla del Cerco, un hecho que aconteció el 26 de agosto de 1810. Aquel día, las tropas de Francia, dirigidas por el general Massena, empezaron a abrir fuego contra Almeida desde los cañones que habían instalado en los alrededores, provocando el incendio de muchos edificios. Asimismo, hubo una violentísima explosión que causó numerosas bajas civiles y militantes, capitulando la ciudad tres días después.

Como novedad respecto a años anteriores, la recreación de la batalla tuvo como escenario el foso de la muralla, un lugar más reducido en espacio pero que permitió una mejor observación del espectáculo -desde la parte de arriba de la muralla- por parte de todo el público reunido en Almeida. De igual modo, también se lanzaron desde el foso fuegos artificiales, y para completar la velada, actuó el cantante de fados Camané.

Además de la batalla en sí, durante este fin de semana se ha recreado cómo era la vida en aquella época, especialmente en lo que a los militares se refiere, levantándose un Campamento Histórico-Militar, que se complementa con un Mercado de inspiración Oitocentista repartido por las calles.

Ese Campamento y el Mercado se pueden seguir visitando hasta las 19.00 horas de la tarde dominical (hora portuguesa). Esta última jornada del evento se abrió a primera hora de la mañana con un desfile de tropas, y una ceremonia de homenaje en la Praça Alta a los muertos en las Guerras Peninsulares. Posteriormente, se ha recreado el asalto a la fortaleza. Para dar por finalizada la recreación, habrá una misa de recuerdo, y un espectáculo musical con los Curinga.