Lunes, 16 de septiembre de 2019

Cartas de los lectores

Protestas por la inacción en los incendios del Amanzonas

En este momento, los incendios forestales que se expanden más rápidamente que nunca, están destruyendo la selva amazónica a un ritmo alarmante. Nuestra casa está literalmente en llamas y los pulmones de nuestro planeta se están convirtiendo en cenizas. En España también estamos viviendo los efectos de un incendio descontrolado en Canarias, que ha afectado a miles de hectáreas y familias.

Por otro lado, el mes pasado se produjeron incendios masivos en el Ártico, justo cuando el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) publicaba un nuevo informe especial que reitera la urgencia de actuar para combatir el colapso ambiental que se avecina.

Este informe iba encaminado justamente a los efectos que está causando la degradación de la tierra y los cambios del uso del suelo por deforestación, ganadería y agricultura. Estos son solo los últimos ejemplos de la crisis que es intensificada por el cambio climático. Nos estamos precipitando hacia una serie incontrolable de eventos que destruirán nuestros ecosistemas y, por lo tanto, nuestra calidad de vida.

El Amazonas es la extensión de selva tropical más grande y con mayor biodiversidad del mundo con una cuarta parte de las especies de la Tierra (30.000 tipos de plantas, 2.500 especies de peces, 1.500 de aves, 500 de mamíferos, 550 de reptiles y 2,5 millones de insectos según la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica). Igualmente, proporciona 20% del agua dulce no congelada de la Tierra.

El impacto de los incendios forestales amazónicos es doble, dado que la selva tropical representa un sumidero de carbono esencial con un tercio de los bosques primarios del mundo, por lo tanto, absorbe un porcentaje de CO2 que emitimos a la atmósfera.

Sin embargo, debido a la quema de esta vegetación, se liberan grandes cantidades de gases de efecto invernadero, acelerando así el círculo vicioso del calentamiento global. A la vez están perdiendo su hábitat 420 tribus (60 de las cuales viven en total aislamiento) con casi 3 millones de indígenas.

Mientras se produce este desastre climático, los medios de comunicación han optado por permanecer en silencio. Por otro lado, es importante mencionar que desde que el presidente Jair Bolsonaro llegó al poder, los incendios forestales han aumentado continuamente, alimentados por las sequías, pero también debido a la terrible política ambiental del gobierno brasileño, que ve al Amazonas solo como una bolsa de dinero, apoyado por una economía mundial que todavía consume productos brasileños o firma acuerdos comerciales.

Un ejemplo corresponde a los acuerdos firmados por la Unión Europea con los estados de Mercosur que causarán daños más graves a la Amazonía y a toda la agricultura sudamericana. En este sentido, el terreno quemado es luego utilizado principalmente para ganadería que se convierte en una forma de extracción, que a la vez hace al territorio accesible para actividades como la minería.

Por todas las exposiciones presentadas anteriormente, la gente de Fridays For Future a nivel mundial sentimos el compromiso de mostrar nuestra preocupación y desacuerdo con las políticas de Brasil y con los acuerdos comerciales de los demás países a sabiendas de que sacrifican la salud de nuestro planeta.

Es por eso que, este viernes 23 de agosto, todos estaremos llevando el mismo símbolo frente a las embajadas de Brasil en todo el mundo así como también en los ayuntamientos y sedes gubernamentales de las ciudades donde no existan instituciones brasileñas.

En Salamanca estaremos en Plaza Mayor, a las 19:00, utilizando máscaras que son el símbolo global de la lucha: https://rebrand.ly/SOS-mask. Más detalles al respecto se pueden encontrar en el evento de Facebook: https://www.facebook.com/events/697961824009526/.

Aunque venimos de muchos países y culturas diferentes, y tenemos distintas visiones del mundo, todos nos mantenemos unidos detrás de un objetivo común: expresar nuestra consternación y enfado por las políticas del gobierno brasileño que aceleran enormemente la crisis climática, y exigir que se alineen con los objetivos que Fridays For Future espera de todos los gobiernos:

1. Mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 1.5 ° C en comparación con los niveles preindustriales.

2. Garantizar la justicia climática y la equidad.

3. Escuchar lo que dicen los científicos sobre el tema. Instamos a los medios a cumplir con su responsabilidad y a dar a esta tragedia la cobertura que requiere, así como a señalar quiénes están detrás de ella.

Es nuestra obligación solidarizarnos con el pueblo de Brasil, especialmente las comunidades de primera línea y los pueblos indígenas, que son los más afectados por la destrucción de los bosques amazónicos. Este no es un problema local, sino que tiene repercusiones globales y, por lo tanto, instamos a los políticos de todo el mundo a tomar medidas y denunciar la destrucción de este ecosistema esencial.

Daniela Borges, Fridays For Future, Brasil: “Queremos un gobierno que reconozca la importancia de la naturaleza y que se comprometa a proteger nuestras mayores riquezas naturales. Un gobierno que mantiene un estricto escrutinio contra las compañías que hacen mal uso de nuestros recursos naturales y que antepone los derechos de los pueblos indígenas”

Daniel l’Anson Gutiérrez: “Una vez más, queda claro que gobiernos de derechas anteponen el presente capitalista al futuro del planeta. A Brasil, como segundo país que más vacuno produce, le interesa más terrenos de pasto que la vida en el planeta. La inacción internacional y el considerar los dones naturales como recursos a explotar va a acabar con la raza humana.”

Tania Anaya, Fridays For Future, Salamanca: "Siento impotencia absoluta, estar tan lejos y pensar que aunque estuviera más cerca tampoco podría hacer nada. Sé perfectamente que estos incendios tienen intereses económicos y políticos detrás, y me da rabia ver como un pulmón tan vital como El Amazonas está siendo arrasado por los intereses de unos pocos. Es injusto, y duele muchísimo, ya no solo los bosques quemados, también las vidas que están allí encerradas, las familias indígenas, etc.. Tienen que saber que los ciudadanos no queremos esto."

Paula Reyes, Fridays For Future, Salamanca: “Jair (presidente de Brasil) está asignando un precio a las mayores riquezas naturales, sustituyéndolas por soja, palma aceitera y ganadería… Lo peor es que la responsabilidad no es solo suya, es también de nuestros gobernantes que siguen haciendo acuerdos comerciales con Brasil y diversas empresas a nivel mundial que compran su materia prima en este país sin tomar en cuenta el costo ambiental que generará para todo el mundo con las actividades no sostenibles realizadas, encima de todo en el contexto de una crisis climática.”

Fridays For Future Salamanca