Domingo, 31 de mayo de 2020

Cristianos perseguidos

La persecución religiosa es un problema que afecta a demasiadas personas en demasiadas partes del mundo. Es algo que continuará o incluso se intensificará si continuamos mirando hacia otro lado, si damos solo pasos simbólicos, si actuamos demasiado tarde o no actuamos en absoluto. Las recientes atrocidades masivas perpetradas por el Dáesh contra minorías religiosas en Irak y Siria muestran lo que puede suceder cuando no actuamos.

Ewelina Ochab

 

Lo contrario del amor no es el odio, es la indiferencia. Lo contrario de la belleza no es la fealdad, es la indiferencia. Lo contrario de la fe no es la herejía, es la indiferencia. Y lo contario de la vida no es la muerte, sino la indiferencia entre la vida y la muerte.

Elie Wiesel

La religión cristiana es la religión más perseguida del planeta, no es un acontecimiento aislado, es un drama de dimensiones cada vez mayores. Cerca de 245 millones de cristianos son perseguidos, lo que supone 1 de cada 9. En el año 2018 se produjeron 4305 asesinatos de cristianos, de ellos el 87% se produjeron en África. Es alarmante el número de iglesias atacadas en todo el mundo, aumentando en los últimos años, pasando de 783 ataques en 2017 a 1.847 en el año 2018.

En Europa, España es el segundo país con más ataques a templos después de Francia, según los datos del “Observatorio de la Intolerancia y la Discriminación contra los Cristianos en Europa”. En muchos lugares de trabajo, de ocio, en la vida cotidiana, muchos cristianos tienen miedo a manifestar sus creencias, con temor a ser rechazados o ridiculizados, marginando la religión de conversaciones cotidianas.

La Asamblea General de las Naciones Unidas ha aprobado por consenso el pasado 28 de mayo, la conmemoración cada 22 de agosto del “Día Internacional en Conmemoración de las Víctimas de Actos de Violencia basados en la Religión o Creencia” a instancias de Polonia, en una iniciativa respaldada por Brasil, Canadá, Egipto, Irak, Jordania, Nigeria, Pakistán y los Estados Unidos. Esta resolución nos quiere recordar que los actos de violencia por motivos religiosos no pueden y no serán tolerados por Naciones Unidas, los estados miembros y la sociedad.

La iniciativa fue llevada a cabo por Ewelina Ochab, abogada e investigadora, autora de varios libros y artículos sobre la libertad religiosa, así como más de 30 informes de las Naciones Unidas sobre derechos humanos y minorías. En septiembre de 2017, después de la conferencia internacional organizada por Ayuda a la Iglesia Necesitada en Roma sobre el proyecto de reconstrucción de las aldeas cristianas de las llanuras de Nínive, Ewelina Ochab propuso llamar la atención mundial sobre las violaciones de la libertad religiosa y, más concretamente, sobre la persecución de los cristianos.

Según ACN España (Ayuda a la Iglesia Necesitada), en los últimos cinco años ha habido varios acontecimientos calificados de genocidio. Esto ha hecho saltar las alarmas a nivel mundial sobre la violencia por causas religiosas. Uno de ellos ha sido el ataque sistemático de Daesh en Siria e Irak contra las minorías religiosas, sobre todo los cristianos y yazidíes. Otro el de la minoría musulmana rohingya en Myanmar, por no hablar de la violencia organizada contra la comunidad cristiana en el norte de Nigeria, República Centroafricana y otras zonas de África.

Según ACN, se debería crear una plataforma de la ONU a la que los representantes de los grupos perseguidos o de las ONG que trabajan con las personas perseguidas, puedan participar y proporcionar información de primera mano sobre su situación y los retos a los que se enfrentan, que ayuden a desarrollar un plan de acción acorde para prevenir tales actos en el futuro. Además, las Naciones Unidas deberían trabajar para establecer un tribunal internacional que aborde la cuestión de la impunidad de los actos de violencia por motivos religiosos cometidos por grupos que van desde Boko Haram hasta Al-Shabaab y Daesh.”

Los atentados de cristianos por todo el mundo no suelen tener grandes repercusiones en la prensa Occidental, posiblemente por la pérdida progresiva de identificación del mundo europeo con la religión cristiana; o bien, a la vivencia de una ética líquida que despliega la insensibilidad, indiferente al sufrimiento de personas que considera alejadas de su realidad cercana. ¿Será verdad que hay muertos de primera? ¿O bien estamos necesitados más que nunca de misericordia?

Una nueva Iglesia de las catacumbas se está gestando en todos los rincones de la tierra por fenómenos como el extremismo islámico, el nacionalismo y la intolerancia religiosa. Es casi una odisea para muchos cristianos, reunirse en casas particulares en pequeños grupos simplemente a orar o celebrar la eucaristía, si son descubiertos, pueden ser encarcelados o sufrir violencia física. De hecho, mientras en Europa se retraen los cristianos que afirman la fe, en muchos lugares del mundo, ser cristiano es símbolo de libertad y tolerancia, donde su lucha y resistencia son símbolo de su amor a Dios y a la dignidad humana.

Las personas y las comunidades deben tener derecho a la libertad religiosa, es un baluarte contra el totalitarismo y una contribución decisiva a la fraternidad humana. La libertad religiosa está correlacionada con otras libertades y derechos, como la libertad de expresión y de prensa, las libertades civiles en general, la igualdad de las mujeres y la libertad económica. La libertad religiosa puede contribuir a un orden político estable en base a la paz social, ya que es esencial para la dignidad e integridad humana.

En esta sociedad líquida y globalizada, nuestro mundo está viviendo una profunda crisis de identidad, las normas se tambalean y la línea entre lo bueno y lo malo cada vez es más delgada. No podemos dejar que las grandes declaraciones de derechos se queden sólo en unos principios, debemos en nuestra vida de cada día, llenarlos de sentido y de contenido real. Más que nunca se necesita un consenso social a nivel mundial y una ética para la paz.

 

Ayuda a la Iglesia Necesitada surgió para ayudar a la Iglesia Católica en países de verdadera necesidad, a los miles de refugiados y a los cristianos perseguidos en el mundo a causa de la fe. En esta semana de agosto, cuando se celebra por primera vez el Día Internacional contra la Violencia Religiosa, está organizando en SALAMANCA, una semana de información y oración. Una primera iniciativa es una EXPOSICIÓN titulada “¿Y SI FUERA YO?” en el claustro de la Casa de la Iglesia (del 17 al 22 de agosto), con imágenes y testimonios de cristianos perseguidos en países como Nigeria, China, India, Irak o Siria. Un “Vía Matris” y un “Vía Lucis” que se han celebrado en las iglesias de María Auxiliadora y San Juan de Sahagún.

Esta noche, se celebrará una VIGILIA DE ORACIÓN EN LA IGLESIA de LA PURÍSIMA, en la que están invitados todos los salmantinos que deseen acudir a informarse y a orar por todos los cristianos perseguidos. Mañana jueves, se cerrará esta iniciativa, con una eucaristía a las 12 horas en la CATEDRAL NUEVA, presidida por el vicario general de la Diócesis de Salamanca. Por la tarde, tendrá lugar un concierto en la Catedral Vieja del grupo británico “De profundis”, a las 20:30 horas, con entrada libre.