Jueves, 21 de noviembre de 2019

El fútbol español tiene un impacto equivalente al 1,07% del PIB

Hasta hace muy pocos años, el fútbol en España sufría una devaluación interna que requería la venta de activos y el intento por recaudar fondos de otros ámbitos como la venta de derechos de televisión, los patrocinadores o las apuestas de fútbol.

La palabra fútbol evoca estadios, gradas llenas de hinchas, cánticos que conmueven a millones de personas y, en general, una cultura que está arraigada en la mayor parte del mundo. Pero el fútbol no es solo eso, el fútbol es también una gran fuente de ingresos; las finanzas y la economía están estrechamente relacionadas con este deporte.

Hasta hace muy pocos años, el fútbol en España sufría una devaluación interna que requería la venta de activos y el intento por recaudar fondos de otros ámbitos como la venta de derechos de televisión, los patrocinadores o las apuestas de fútbol.

Actualmente, el fútbol supone un impacto directo del 0,69% del PIB y un impacto indirecto del 1,27%. De hecho, más del 1% del PIB de España procede del fútbol profesional. Si se compara el crecimiento del PIB por un lado, con el del fútbol profesional por otro, el de este último lo supera con creces.

A pesar de que, en la actualidad el fútbol recibe ingresos multimillonarios, hace poco su situación no era tan positiva.

La deuda en el fútbol

Los equipos de Primera y Segunda División tenían que enfrentarse, en el 2011, a una deuda de nada más y nada menos que 4.000 € en contraste con los 2.000 € que ingresaban. Si imaginamos que el fútbol profesional es un Estado, su deuda estaría superando el 200% del PIB. Y no solo eso, sino que más de 300 jugadores, que no recibían nóminas justas, sumaban denuncias a este adeudo, junto con los 1.000 millones de euros que debían a Hacienda.

A consecuencia de esta situación, las organizaciones del ámbito del fútbol establecieron el conocido plan de saneamiento del fútbol profesional: una serie de medidas para controlar los presupuestos de los clubs y para implementar la prohibición de fichar a cualquier jugador si sus balances no eran correctos. Gracias a estas medidas, los 1.000 millones de euros que les debían a Hacienda en el año, se redujeron a “tan solo” 196 millones, lo que apunta a una gran evolución.

Las fuentes de ingreso del fútbol profesional

Las fuentes de ingresos son variadas. Algunas de ellas se encuentran en los estadios, así como proceden de las manos de los patrocinadores y de los derechos de retrasmisión de partidos. De hecho, este último es el origen principal de los beneficios económicos. No obstante, y como era de esperar, son los equipos de Primera División los que recaudan la mayor parte de estos beneficios.

Durante la temporada 2011/2012, por ejemplo, la recaudación en el fútbol profesional rondaba los 730 millones de euros, mientras que, en la temporada 2015/2016, alcanzaron la cifra de 1.131,7 millones de euros. Entre algunas de las cadenas que se hicieron con los derechos de retrasmisión, está Mediapro, que pagó 1.100 millones de euros por la retrasmisión de la Champions y la Europa League hasta el 2021. En su caso, Movistar desembolsó 2.940 millones por los derechos de La Liga hasta el 2022.

Los ingresos generados mediante la cesión de derechos de retrasmisión crecen progresivamente a lo largo de las temporadas, algo a lo que contribuyen los ingresos generados en el Match Day, es decir, el día del partido; así como la venta de productos relacionados con los clubes. A pesar de que los gastos estén aumentando, los ingresos superan con creces, por lo que la situación general de los clubes parece estar sufriendo un proceso de saneamiento.

Del mismo modo, y como ya se ha mencionado anteriormente, otra de las fuentes de recaudación en el ámbito futbolístico son las quinielas y las apuestas online. Estas últimas, han remplazado a las apuestas tradicionales y alcanzan los 3.500 millones de euros. Una cifra supera los ingresos de los equipos de la Liga en más de 500 millones de euros.

Los equipos que más generan

Lejos de lo que se piensa, los protagonistas en la recaudación de ingresos no son únicamente el Real Madrid y el FC Barcelona, sino que el resto de los equipos han propiciado un gran crecimiento económico.

Si analizamos la economía de La Liga y extraemos al Real Madrid y al FC Barcelona, se nos queda la llamada Liga Neteada. Lo sorprendente es que, si se estudia la tendencia económica de los equipos de la Liga Neteada, esta va en incremento, que viene de la mano del aumento de retrasmisión de sus partidos. De hecho, estos suponen el 53% del total de sus ingresos. En comparación con el porcentaje que obtiene La Liga de la retrasmisión de partidos, el porcentaje de la Liga Neteada es ocho puntos superior a la de la Liga, con 45%.

Por lo que se puede apreciar en el análisis, se puede decir que todos los equipos de Primera están sufriendo un crecimiento de ingresos continuo y sostenido, junto con una paliación cada vez mayor de la deuda.

El final de la deuda

Con el trascurso de los años y el crecimiento de la recaudación, la deuda parece haberse convertido en una historia del pasado. Actualmente, la deuda es meramente residual y se concentra en muy pocos equipos.

En definitiva, se puede confirmar que el fútbol no es solo el causante de movimiento de masas en el mundo, sino también el origen de cientos de miles de millones de euros. La venta de derechos de retrasmisión, así como la de entradas a los estadios y la venta de otros productos relacionados con el ámbito futbolístico, ha permitido a los equipos salir de la deuda que contrajeron hace no muchos años, además de generar millones de euros procedentes de otros negocios como la hostelería o el transporte. Esta deuda parece haber desaparecido para dejar paso al crecimiento incesante del Fútbol profesional en España. Un crecimiento que no solo obtienen los equipos históricamente más poderosos como son el Real Madrid o el FC Barcelona, sino que es un crecimiento que se puede encontrar en la gran mayoría de los equipos de Primera División, incluyendo los de la llamada Liga Neteada.