Lunes, 19 de agosto de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Miróbriga vive la ‘cúspide’ de su verano incluyendo un fugaz viaje a 1944

El Concurso de Premios del Martes Mayor apenas contó con una decena de inscritos en total

El calendario ha determinado que este año el Martes Mayor de Ciudad Rodrigo caiga en martes y 13, el tradicional día de la ‘mala suerte’, pero al menos en lo que respecta al bloque matinal, la jornada no ha tenido ninguna, sino todo lo contrario, viviéndose una multitudinaria mañana bajo los rayos de un sol que sin llegar a ser abrasador, sí se volvió cada vez más ‘incómodo’ con el paso de las horas.

En esta multitudinaria participación de público posiblemente tenga mucho que ver el hecho de que este año el Martes Mayor se sitúe justo en la semana que mayor número de personas se concitan en la comarca de Ciudad Rodrigo producto del regreso a casa de todos aquellos originarios de la misma que ahora viven fuera, que suele alcanzar su pico más alto en la semana del 15 de agosto en la que nos encontramos.

Esas miles de personas recorrieron desde primera hora de la mañana –al igual que un tamborilero- todas las calles y plazuelas del centro histórico por las que estaban repartidos los 212 puestos con los que contó la jornada, 2 más que el año pasado (cuando hubo un notable bajón respecto a las cifras de 250-270 que se venían registrando hasta entonces). La estructura callejera de puestos siguió la dinámica habitual, con una distribución idéntica allí donde fue posible.

En este sentido, como puestos ‘especiales’, la Rúa del Sol albergó stands del Ciudad Rodrigo CF (con Lotería de Navidad ya a la venta), de la Asociación Española contra el Cáncer –que tuvo otra mesa en la Glorieta del Árbol Gordo-, y de Manos Unidas, así como el autobús de la felicidad de Tato Galerías; los soportales de la Casa Consistorial, un punto de información turística; la saturada calle Jazmín contó con un puesto de Comercio Justo, con otro de la Delegación de Misiones, y con las bolilleras de Amanecer; mientras que en la calle San Juan hubo un stand de Radio María. En ésta vía estuvo situado una de las novedades comerciales de la jornada: un puesto de Farinato Race a las puertas de su nuevo establecimiento.

Por todos esos puestos ‘especiales’ se detuvieron aún más  –comprando lotería, haciendo algún donativo,...- que en el resto de puestos los miembros de la Corporación Municipal que en el segundo tramo de la mañana (a partir de las 12.00 horas) realizaron la clásica visita institucional por todas las calles que albergan el Martes Mayor. En esta visita participaron todos los concejales salvo Davinia Montero, Vanesa Muriel y Azahara Martín, uniéndose además el diputado provincial de Ciudadanos Manuel Hernández.

Además de ir probando el queso y el vino en varios puntos, algunos de los miembros de la Corporación también se sacaron fotos especiales en el puesto montado en la calle Julián Sánchez por Ferretería Sertorio, que había sacado del baúl de los recuerdos varios objetos antiguos del propio establecimiento, como una moto, libros de contabilidad o fotos. Por allí estuvo durante toda la mañana Sertorio González, quién fue homenajeado en la noche del lunes en la Plaza Mayor.

 

> Los premios

Ferretería Sertorio participó como es habitual en el concurso de premios del Martes Mayor, que sigue perdiendo adeptos, pese a que este año la temática era exactamente la misma que el año pasado: el 75º Aniversario de la Declaración de Ciudad Rodrigo como Conjunto Histórico-Artístico, motivo por el cual el alcalde Marcos Iglesias apuntó que se trataba de una edición “especial” de lo que llamó “cúspide de las fiestas de verano, que tiene atractivo propio, ya que nos visita gente de la comarca y más allá”.

El concurso de premios registró sólo 10 inscritos -de aquí que sea un ‘fugaz viaje’ a 1944-, que ‘en realidad’ son 6, ya que 4 de ellos doblaban categoría: comercio (5 inscritos en total) y escaparate (4 inscritos). Este año no hubo participantes en la categoría de ‘otros puestos’, mientras que en lo referente a la participación infantil, sólo 1 puesto de los 5 atendidos por niños siguió la temática del Martes Mayor, el de Álex Martín Sánchez y Enay Salazar Sánchez, quiénes se llevan un pack de 2 entradas de cine más dos paquetes de palomitas.

El mencionado puesto callejero de Ferretería Sertorio se llevó el primer premio en la categoría de Comercio, seguido por los de Dedal de Plata, en la calle Madrid (con una reproducción de la Casa Consistorial); y Mónica Monroy Fotografía, en la calle Cardenal Pacheco (que lucía numerosas fotografías de monumentos con hueco para reivindicar que regrese el Juan de Juni).

Mientras, en la modalidad de Escaparates, el primer premio fue para Dedal de Plata y el segundo para Mónica Monroy Fotografía, quedando la tercera plaza desierta. Ambos establecimientos tenían reproducciones de lugares de Ciudad Rodrigo: el primero de la Iglesia de Cerralbo y la Plazuela del Buen Alcalde, y el segundo del Puente Mayor (concretamente un puente de piedra de 350 kilos obra de Joaquín López ‘Quini’). Los primeros puestos serán recompensados con 200€, los segundos con 150€ y el único tercero concedido con 100€.

Al ser pocos los puestos inscritos, el jurado emitió su fallo mucho más pronto de lo habitual, a media mañana, de forma coincidente con los primeros sones interpretados por la Charanga Manliao, que en el bloque matinal estuvo tocando en El Rincón, en la calle Julián Sánchez. Este establecimiento, así como el resto de bares del centro histórico, sobre todo aquellos con barra, fueron registrando un movimiento creciente según se acercaba la hora de comer.