Lunes, 19 de agosto de 2019
Ciudad Rodrigo al día

La Catedral conmemora sus 130 años como Monumento Nacional con una velada de lo más especial

A la cita en la Seo, compuesta de un concierto y una visita guiada, asistieron unas 250 personas pagando y otras 20 como invitados

La Catedral de Santa María de Ciudad Rodrigo llevó a cabo en la noche del sábado una nueva edición –ya la 9ª- de su emblemático Concierto de Verano de Órgano con Gaita y Tamboril protagonizado por los músicos mirobrigenses Manuel José Gutiérrez (quién se encarga de tocar los dos órganos de la Seo), y José Ramón Cid Cebrián, responsable de la gaita y el tamboril.

Entre las piezas interpretadas en la noche del sábado hubo obras de Juan del Encina, Sebastián Aguilera de Heredia, Manuel José Gutiérrez Hernández, o de Miguel Manzano Alonso, quién estuvo presente en el concierto en el Coro. Asimismo, se procedió al estreno, utilizando esos instrumentos mencionados, del Charro sinfónico de Ciudad Rodrigo compuesto por Óscar Martín Leanizbarrutia. Fuera de programa, interpretaron un par de piezas más, entre ellas La Alborada de Ciudad Rodrigo.

Como novedad respecto a otros años, se colocó una pantalla en la parte derecha de la verja del Coro para proyectar de la mano de Contracorriente Producciones un plano corto de los dos músicos, para que así todo el mundo pudiese ver más de cerca cómo tocaban.

Además de esta novedad, la cita de este año fue más especial de lo habitual ya que se produjo justamente el día en que se cumplían 130 años de la Declaración de la Catedral de Ciudad Rodrigo como Monumento Nacional (fue el 3º edificio religioso de España en ser declarado Monumento Nacional).

Precisamente, para conocerla lo mejor posible, la velada incluyó como todos los años una visita guiada tanto a la propia Seo como a la Torre de las Campanas, desde la cual se pudo contemplar la visión nocturna de Ciudad Rodrigo, y como ‘novedad’ en ese momento concreto, el botellón que estaban desarrollando varios grupos de jóvenes en la Brecha Grande de la Muralla.

Para hacer esas visitas guiadas, fue necesario dividir en dos grupos a los asistentes –cada uno de los cuales empezó por sitios diferentes-, ya que un año más se registró una amplísima entrada (idéntica a la del año pasado): se habían vendido 250 entradas, y se contó con alrededor de una veintena de invitados, como por ejemplo miembros del Cabildo Catedralicio, con su presidente Ángel Martín Carballo a la cabeza.

Ver más imágenes: