Viernes, 23 de agosto de 2019
Las Arribes al día

Hinojosa revive su pasado medieval con la leyenda del Feudal

En la tarde se celebraba la entrega de los premios a los mejores trajes medievales, para finalizar con una obra de teatro

Engalanada con pendones y estandartes para recordar la leyenda de una historia de hace 600 años. Así se ha presentado este fin de semana Hinojosa de Duero, un día villa de caballeros y hombres buenos que fueron capaces de hacerse un sitio en la historia de La Raya, vigías del Duero desde su castillo en el Cristo.

Por octavo año consecutivo, los vecinos de Hinojosa de Duero salieron a las calles con atuendos medievales para escenificar la leyenda del feudal, del tirano que utilizando el derecho de pernada enfureció a los habitantes de esta villa hasta lograr su sublevación.

Como novedad, en esta edición, y con el objetivo de incentivar la participación y la colaboración en la ambientación de los actos organizados, el Ayuntamiento de Hinojosa había convocado el I Concurso de Trajes Medievales, certamen con el que el Ayuntamiento hinojosero reconoce a aquellas personas su implicación con este evento.

La representación de esta edición del Feudal comenzaba en la mañana con una Ruta Medieval guiada, antes de dar paso a la lectura de la Historia del Feudal de Hinojosa. Pasado el mediodía se inauguraba el Mercado Medieval, al que se sumaría un torneo familiar de juegos de madera gigantes.

Poco antes de las ocho de la tarde, en las escuelas, tenía lugar la entrega de los premios del concurso de Trajes Medievales, dotados con 100 euros el de la categoría individual, 150 euros para grupo de adultos y un bono piscina para el grupo infantil

La jornada concluiría con la representación de la obra Los cachivaches de D. Baldomero.

La leyenda del feudal de Hinojosa

Los hechos reales ocurrieron un día del mes de febrero de 1441, y de aquel acontecimiento, que enfrentó a los señores de estas tierras contra el obispo de Ciudad Rodrigo, la tradición oral se ha encargado de mitificarlo hasta convertirlo en el mayor símbolo de los hinojoseros: la victoria del pueblo (la bandera) frente el poder del feudal (alabarda), personajes ambos representados en el tradicional baile de la bandera que se representa cada 24 de junio, día de San Juan.

Cuenta la leyenda que hace siglos habitaba en el castillo de Hinojosa un feudal, un tirano que oprimía al pueblo hasta el punto de haber instaurado el derecho de pernada, y que el mismo día de San Juan el feudal tomó para su alcoba a una joven que había contraído matrimonio en esa misma fecha.

Ante tal afrenta, el pueblo reclamó el apoyo del alcaide, armándose de orcas, hoces y otras herramientas labriegas dispuesto a tomar el castillo. El feudal comenzó a escuchar los gritos de la muchedumbre desde su alcoba, y alertado por uno de sus sirvientes salió en calzones de la fortaleza ante la premura de la situación. El pueblo tomó el castillo y se apropió de la bandera que cada día de San Juan, desde entonces, bailan los mozos de Hinojosa recordando su triunfo ante el poder del feudal.

El simbolismo del baile de la bandera

Con el paso de los siglos, la trasmisión oral de aquellos acontecimientos ha dado paso a una legendaria historia con la que se ha identificado este pueblo hasta nuestros días, unos hechos que –como apuntábamos al principio– se encuentran representados en el tradicional baile de la bandera.

En esta danza, el personaje principal, el abanderado, simboliza la figura del pueblo de Hinojosa, que finalmente vence al feudal y provoca su huida del castillo, figura esta representada por un segundo personaje identificado con tocado de sombrero y empuñando una albarda (pica) en señal de su poder militar. Otro de los rasgos que define a este personaje, y los hechos que se atribuyen a aquel momento histórico, lo reflejan sus pantalones, pues el alabardero (feudal) aparece en esta danza con una de las piernas del pantalón remangada hasta la rodilla. Este signo simboliza la sorpresa que el ataque produjo al señor del castillo, pues la premura de la situación que vivía durante su descanso en la alcoba le impidió colocarse adecuadamente las calzas para salir por piernas y solicitar auxilio al Prelado, como así aconteció.

Algunos de aquellos hechos históricos hoy aparecen en forma de leyenda y convertidos, en muchos casos, en un excelente guion novelístico. Precisamente, en esos terrenos, entre la historia y la ficción, es donde se desenvuelve esta escenificación de lo acontecido en Hinojosa hace casi seis siglos, un suceso que ahora volverán a protagonizar de forma simbólica los vecinos de esta villa.

Ver más imágenes: