Domingo, 18 de agosto de 2019

La Fiesta de la Historia revivirá emociones de otra época en el Castillo de Bragança

Juegos tradicionales, cocina medieval, talleres de oficios, cortejos y espectáculos para regresar a la época de Fernão Mendes, “El Viejo”, cuando su mediación puso fin a los conflictos por el agua

Del 14 al 17 de agosto se celebra la ya clásica Fiesta de la Historia en la zona que rodea el Castillo de Bragança, en la ciudadela intramuros situada en la parte alta de la localidad.

De forma pedagógica y lúdica, mediante talleres de artes y oficios y mucha animación, se propondrá un viaje por la historia, que este año tendrá como protagonista a Fernão Mendes ‘El Viejo’, señor de Bragança y la vida tal y como era a finales del siglo XI y principios del XII.

Habrá iniciación a la esgrima, a la falconería y al adiestramiento de aves, así como talleres sobre el tratamiento de telas, no en vano esta región tiene un importante pasado textil, particularmente vinculado a la población judía y al comercio de la seda. Varios de los espectáculos propuestos tendrán su estreno en este evento. Todo ello, para mostrar la importancia de Bragança en la Historia peninsular durante la Edad Media.

Arrancará la Fiesta de la Historia con el tradicional Cortejo de Infantes, el miércoles 14 de agosto a las 18h00. Los niños brigantinos participantes han confeccionado ellos mismos los complementos de su vestimentaen en una serie de talleres de plástica en los que han participado.

A las 21h30, hidalgos y mercaderes, nobles y pueblo llano, se juntarán en el Cortejo de Apertura, que marchará desde el centro de la ciudad hasta la ciudadela antigua.

Uno de los momentos altos de la animación de estos cuatros días será el Juicio de D. Fernão, que trasmite la historia del conflicto entre dos señores feudales por el agua, originando la lucha armada entre ellos. Los días 15 y 16 de agosto a las 22h00 se representará esta historia en el espacio de la Liza y en las Murallas.

Entre los miles de personas que estos días callejean por la ciudad intramuros, uno de los espectáculos que más admira es el entrenamiento de los caballeros, realizando competiciones entre ellos. Los días 14, 15, 16 y 17 a las 19h00 se desarrollará el Gran Torneo en la Liza.

Muchos guerreros, muchos mercaderes, muchos oficios y mucha ambientación medieval estos días en Bragança. Cuatro días de Festa da História, para la que está prevista animación desde el mediodía hasta la medianoche, finalizando las jornadas con conciertos nocturnos y espectáculos piro-musicales.

Habrá tabernas donde experimentar los sabores de la tierra trasmontana y muchas actividades para todos los públicos. La entrada y participación en todas las actividades es gratuita.

Después de la Fiesta de la Historia la ciudad prolongará su animación con las fiestas patronales, del 18 al 22 de agosto. 

La cultura en Bragança

La ciudad de Bragança tiene unos 25.000 habitantes, es capital del distrito que lleva su nombre, ubicado en Tras-os-Montes, la región más al nordeste de Portugal, limítrofe con las provincias españolas de Ourense, León y Zamora.

Mantiene estrecho contacto con la ciudad castellano y leonesa de Zamora, compartiendo el Museo de la Máscara Ibérica y la gestión de la Fundación Rei Afonso Henriques, con doble sede y volcada en promocionar este territorio común del interior peninsular.

En la ciudad amurallada, en la parte más alta de Bragança, es donde se desarrolla la ‘Festa da História’ del 14 al 17 de agosto. A través de calles empinadas llegamos al castillo, con su torre del homenaje, un conjunto muy bien conservado. Junto a ellos, la iglesia de Santa María, de fachada barroca, un poco más allá, el Pelourinho y el misterioso Domus Municipalis, donde se reunían los “hombres buenos” para deliberar sobre los principales asuntos del burgo y en una época anterior, al parecer, con funciones de cisterna.

A los pies de la ciudadela se despliega la ciudad extramuros, donde destacan sus numerosos museos, situados en las calles adyacentes a la plaza de la Sé Catedral, cuyo claustro renacentista y sacristía merecen una visita.

Entre la ciudadela y el agradable paseo fluvial en torno al río Fervença, que atraviesa la ciudad, se ubica una Pousada de Portugal, un magnífico espacio para alojarse, probar la cocina trasmontana revisionada en su restaurante con estrella michelin o descansar los ojos sobre la magnífica perspectiva que desde aquí se tiene de Bragança, mientras tomamos algo en su terraza.

La ciudad moderna se ha extendido hacia el oeste y ha visto renacer su vida cultural desde que se creó hace más de 35 años el Instituto Politécnico de Bragança, donde hoy estudian unos 7.500 alumnos, entre ellos, muchos españoles.

Los alrededores de Bragança y los pueblos de montaña

El Parque Natural de Montesinho se abre paso a las mismas puertas de la ciudad de Bragança. Se trata de una montaña de cumbres suaves, con castañares y robledales que tienen una importancia crucial en el ecosistema. Mientras paseamos por sus senderos es frecuente divisar venados, corzos y águilas. El lobo aún se mantiene en este territorio.

Este ecosistema de montaña forma parte de la Reserva de la Biosfera Trasfronteriza de la Meseta Ibérica. En su paisaje descubrimos aldeas de montaña con casas de piedra balconadas y apiñadas en angostas calles.

Ver más imágenes: