Lunes, 18 de noviembre de 2019

¿Me compensa la opción del renting o debo comprar mi vehículo?

Esta modalidad de alquiler de coches presenta ventajas para determinados usuarios a la hora de decantarse por ella
Entre las ventajas del renting destacan la reparación de averías, la sustitución de piezas desgastadas, el mantenimiento integral del vehículo, la asistencia en carretera y el seguro del coche incluido

Muchas personas se hacen una pregunta a la hora de decidir si merece la pena tener un coche en propiedad o no: ¿me compensa la opción del renting o debo comprarlo por la vía tradicional? La respuesta depende de los gustos y necesidades de cada persona, aunque la modalidad del renting está ganando enteros en los últimos años por algunas de las ventajas que ofrece a los usuarios. 

El renting es un servicio de alquiler a largo plazo, mientras que la compra es el método tradicional a la hora de obtener un vehículo. Por ello, la principal diferencia entre ambas opciones es el dinero. A la hora de adquirir un turismo en propiedad, el coste es mayor, aunque de este modo ya es tuyo, mientras que con el renting no se paga tanta cantidad durante el tiempo que dure el contrato, que puede ser de entre 1 y 5 años, pero no es de tu propiedad

Entre las ventajas del renting destacan la reparación de averías, la sustitución de piezas desgastadas, el mantenimiento integral del vehículo, la asistencia en carretera y el seguro del coche incluido. En cambio, si el coche está en propiedad, el dueño corre con todos los gastos y las gestiones.

Por otro lado, el renting permite renovar periódicamente el coche. Pagando una cuota mensual se puede disfrutar de un vehículo nuevo cada vez que el contrato finalice, no exigen pagar una entrada inicial como en el caso de la compra, aunque en este caso ya será tuyo para siempre. 

Sin embargo, la elección de un método u otro depende de diversos factores como el gusto por cambiar de coche o el poder adquisitivo que tenga la persona en cuestión.