Martes, 25 de febrero de 2020

Polonia ecuménica

La ciudad de Cracovia es hogar de ortodoxos, luteranos, metodistas y pentecostales

En el artículo anterior, centrábamos nuestra reflexión en torno al ambiente que se vive en Polonia, en general, situando la descripción como marco o ambiente en el que hemos celebrado un congreso internacional de ecumenismo.

Era bastante desconocida para nosotros la situación del ecumenismo en Polonia. Pensábamos que la Iglesia católica era allí la predominante y que poco tendrían que hacer las demás denominaciones. Tanto más que la Iglesia Católico romana tiene cierta fama de tradicional y rigurosa. Y en cierto sentido así es.

Pero, aunque el 92% de los polacos se confiesan católicos (casi 33 millones), más de medio millón son ortodoxos, 61 mil luteranos, 55 mil católicos griegos y 29 mil pentecostales.

Y  nos hemos encontrado con un fuerte grupo de práctica ecuménica, que es el que ha preparado y llevado a cabo con gran rigor y eficacia nuestro congreso. El promotor era el equipo nacional de la IEF (Asociación Ecuménica Internacional), organización que nació en Inglaterra con pronta participación de España, allá por el año 1967. El congreso, que durante muchos años se ha celebrado con carácter anual, hacía ya el número 45.

El presidente de la IEF en Polonia, responsable de la celebración de este congreso, con un nutrido y variado equipo de colaboradores, es profesor de ecumenismo de la Universidad Católica, siendo responsable de los departamentos de iglesias orientales y de las denominaciones protestantes.

Además del centro de la ciudad de Cracovia, el barrio de Kasimiers es un ejemplo de coexistencia de culturas: la cristiana y la judía. Pero Cracovia es uno de los lugares centrales del catolicismo polaco, con la Real Basílica Archicatedral en la colina de Wawel, con la iglesia de Santa María en la gran Plaza del Mercado, con el Santuario de la Divina Misericordia en Lagiewniki, con varios monasterios e iglesias cruciales para la historia de Polonia y la Identidad polaca, y con los centros de pensamiento católico.

Sin embargo, la ciudad es también hogar de ortodoxos, luteranos, metodistas y pentecostales. Y buena parte de ellos se han hecho presentes y han actuado positivamente en nuestro congreso.

La primera conferencia base fue pronunciada por el Rev. Dr. Dariusz Chwastek, de Varsovia, con el título: “Eclesilogía de la Renovación y la Unidad – La Perspectiva Evangélica”.  Y la segunda la desarrolló el Rev. Prof. Wieslaw Pzigoda, de la uiversidad de Lublin: “La Misericordia de Dios Revelada en la Diaconía – la Iglesia se extiende en ‘la Periferia’”.

Las celebraciones fundamentales correspondieron a: Eucaristía anglicana y metodista, en la iglesia luterana; Vísperas Ortodoxas Oración de la tarde, en la capilla propia de esta denominación; Eucaristía luterana, en su propia iglesia, y Eucaristía católico romana, presidida por el obispo auxiliar de Cracovia, en la Iglesia franciscana de la misma ciudad.

Todo el Congreso estuvo orlado de visitas turísticas a la ciudad y otras visitas a los lugares emblemáticos del catolicismo polaco, como Wadowice, el pueblo natal del Papa polaco Juan Pablo II, el Santuario de la Divina Misericordia, o el famosísimo Via Crucis situado en el lugar de Kalvaria.

El congreso se concluyó con una declaración conjunta de las denominaciones participantes, que incluye el compromiso de seguir trabajando seriamente por la unidad de todos los cristianos, y continuar con la práctica de las vivencias espirituales comunes, de la formación teológica y profundización en el conocimiento mutuo, y compromiso en el trabajo conjunto por la defensa de la justicia y la promoción positiva del medio ambiente y de la creación.

El próximo congreso se acordó que tenga lugar en Liberpool, Gran Bretaña, en el año 2021.

Los españoles hemos podido aprovechar el viaje para visitar Varsovia y otros lugares interesantes, como el Santuario de la gran devoción mariana de los polacos, la Virgen de Chestokova, la mina de sal de Wieliczka, el impresionante campo de concentración de Auschwitz, y otros santuarios marianos de las alturas de la sierra polaca.

Volvemos con el ánimo renovado y feliz, y con el compromiso de seguir trabajando juntos los cristianos de las diversas denominaciones.