Miércoles, 16 de octubre de 2019

El incendio de Vila Rei y Mação controlado en un 90%

Durante la madrugada del lunes se han producido significativos avances en el dominio del fuego. Castelo Branco y Santarém continúan hoy en alerta por riesgo máximo de incendio debido a las altas temperaturas, baja humedad y viento moderado
Una gran dispositivo de medios aéreos y terrestre continúa luchando contra el incendio de Vila Rei y Mação/ Foto: "Público"

Después de una tarde y una noche de domingo complicadas en la lucha contra los incendios que asolan el interior centro de Portugal, en la madrugada del lunes se ha conseguido estabilizar los dos principales frentes del incendio que afecta a los concejos de Vila de Rei y Mação.

Durante la tarde de ayer domingo se vivieron los momentos más alarmantes, con al menos 15 pueblos en peligro, debido a la reactivación de alguno de los frentes que inicialmente habían quedado controlados, siendo en el concejo de Mação donde se vivió la situación más preocupante. La playa fluvial de Cardigos tuvo que ser evacuada a media tarde.

Se contabilizan a esta hora una veintena de heridos atendidos sobre el terreno, -doce bomberos y ocho civiles- de los que solo ha tenido que ser hospitalizado uno, el civil que resultó con quemaduras graves el sábado cuando intentaba salvar del fuego maquinaría agrícola, según informa la agencia ‘Lusa’. Se sabe que el fuego llegó ayer a varias viviendas, aunque se desconoce por el momento el número de casas afectadas.

Más de mil bomberos y 322 vehículos continúan luchando sobre el terreno, según informa el diario ‘Público’, además de varios medios aéreos. En comunicado realizado a las 8h00 de la mañana de hoy, Pedro Nunes, comandante de Operaciones y Socorro ha dicho que “todavía hay un frente extenso de gran dimensión” en una zona de difícil acceso, afirmando también que preocupan los “puntos calientes” en zonas ya quemadas. En relación a cómo se preveía la jornada de hoy manifestó que “aún será un día difícil”

Las temperaturas en la zona alcanzarán hoy lunes los 40 º C, según previsiones del Instituto Portugués del Mar y de la Atmósfera (IPMA). Esto, unido a la baja humedad y al viento moderado, hace que se mantenga en los distritos de Castelo Branco y Santarém la alerta por riesgo muy elevado de incendios.

Precisamente, lo que más preocupa a las autoridades competentes, además del dominio del 10% del fuego que permanece descontrolado, es la posible reactivación de los focos que han quedado apagados durante las últimas horas.

El fuego comenzó en los concejos de Sertã y Vila de Rei en la tarde del pasado sábado y, según recoge el diario ‘Público’, con cinco focos diferentes en pocos minutos, lo que hace sospechar que fue intencionado. La Policía Judicial portuguesa ya se encuentra investigando las circunstancias.

El presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, visitó en la tarde de ayer al herido grave ingresado en el hospital São José de Lisboa. En declaraciones a varios medios afirmó que una vez controlados los incendios se desplazaría hasta la zona, pues el protocolo de medidas adoptadas después de los graves incendios ocurridos en Portugal en 2017 indica que la presencia de representantes políticos sobre el terreno durante la fase activa dispersa la atención del operativo de lucha contra los incendios.

Tanto el primer ministro como el presidente de la República y los ministros correspondientes se mantienen permanentemente en contacto con los alcaldes de la zona, así como con los responsables del operativo de combate al fuego.

La Comisión Europea reiteró hoy su ofrecimiento de ayuda para combatir los incendios que asolan al centro de Portugal si las autoridades portuguesas competentes así lo solicitasen. El comandante Pedro Nunes afirmó en el parte ofrecido a las 8h00 de hoy que por ahora tienen suficiente “capacidad de respuesta, porque, afortunadamente, todo el núcleo de operaciones se concentra en este área territorial”. Aprovechó también para realizar un reconocimiento al trabajo “incansable” desempeñado por los bomberos.