Lunes, 16 de septiembre de 2019

Arapiles conmemora la histórica batalla con un homenaje a los caídos y un desfile de trajes de época

Los actos continuarán mañana domingo con otra ofrenda a los caídos, una eucaristía y una paella popular antes de actividades lúdicas para los más pequeños
Desfile de trajes de época en Arapiles / Víctor Sánchez

El Ayuntamiento de Arapiles ha vuelto a organizar durante este fin de semana diversos actos conmemorativas de la histórica batalla de Arapiles. Los actos más destacados de esta tarde fueron la ofrenda y el homenaje a los caídos en la Plaza del Ayuntamiento y el desfile de trajes de época por las calles del municipio que tuvo lugar a continuación.

Los actos continuarán mañana domingo con otra ofrenda a los caídos, una eucaristía y una paella popular antes de actividades lúdicas para los más pequeños.

Batalla de Los Arapiles (fuente: losarapiles.com)

La Guerra de la Independencia fue un terrible conflicto que asoló la península Ibérica de 1808 a 1814. La batalla de Los Arapiles o de Salamanca, librada el 22 de julio de 1812, fue uno de sus episodios más destacados, ya que se saldó con la absoluta derrota del ejército francés al mando del mariscal Marmont.

La batalla de Los Arapiles privó a los franceses de las bases y los arsenales que necesitaban para llevar a cabo la invasión de Portugal, imprescindible para librarse de la constante amenaza que constitura el ejército aliado comandado por Wellington.

Además, la derrota francesa en Salamanca en 1812 marcará, junto con la desastrosa campaña de Rusia de ese mismo año, el principio del fin de la Europa napoleónica.

La batalla de Los Arapiles tuvo como consecuencias inmediatas que el rey José Bonaparte, que acudía en tardío auxilio de Marmont, se volviera a Madrid; que Soult levantara el sitio de Cádiz; que el 10 de agosto el rey intruso abandonara la capital y marchara a Valencia a donde llegó el día 31, y que los aliados entraran el 12 de agosto en Madrid, cuya guarnición capituló el 14, entregando gran cantidad de armas y municiones y ciento ochenta piezas de artillería.

Sin embargo el victorioso año de 1812 no terminó bien para los aliados ya que tuvieron que retirarse de nuevo hacia la frontera portuguesa en los alrededores de Ciudad Rodrigo. En octubre de 1812 Wellington fracasó en el asedio a Burgos, su único desastre real en esta guerra, y se produjo una retirada que algunos describen como más caótica incluso que la de Moore en 1808-1809 hacia La Coruña.

Fotos: Víctor Sánchez

Ver más imágenes: