Viernes, 23 de agosto de 2019
Béjar al día

Noche mágica en la Plaza de Toros de Béjar en la celebración del 20 aniversario del festival de Blues

Jornada inaugural del Festival Internacional de Blues de Castilla y León con José Luis Pardo & The Mojo Workers, Tail Dragger & Rockin’ Johnny Burgin Blues Band, Chris  O’Leary, Watermelon Slim y The Main Squeeze

Festival Internacional de Blues de Castilla y León

El viernes 20 de julio, a las ocho de la tarde ha abierto sus puertas la Plaza de Toros más antigua de España para acoger uno de los eventos más emblemáticos del verano, el Festival Internacional de Blues de Castilla y León que cumple este año vigésima edición. Están pues de aniversario los muchos aficionados a la música de raíz que llega cada verano con el FIBB de Béjar.

Han inaugurado José Luis Pardo & The Mojo Workers, un artista argentino que puede presumir de ser el único bluesman sudamericano en tener el patrocinio de la marca de guitarras Gibson. Tras participar en el Festival Win Race Memphis, Blue City Caffe, que conmemoró el aniversario de la muerte de Albert King y Zanzi Bar, ha compartido escenario con afamados exponentes del blues internacional y ha grabado los discos We play the blues for you y Live at Fidelius.

Tras su paso por Hervás el pasado jueves, Tail Dragger & Rockin’ Johnny Burgin Blues Band ha sido una de las protagonistas de esta jornada del festival. Tail Dragger encarna el auténtico y descarnado Chicago Blues, fiel a sus primeras influencias de Jimmy Reed, Muddy Waters y Elmore James, fue también el mentor de Rockin’ Johnny Burgin hace más de 25 años, considerado uno de los mejores guitarristas de blues de Estados Unidos, por su estilo clásico y enfoque contemporáneo. Ambos se han unido para ofrecer en Béjar una actuación conjunta de primer nivel.

El tercero de la noche ha sido Chris O’Leary un cantante y armonicista que está considerado ya por la prensa especializada como el heredero del mítico Levon Helm. Su primer álbum, Mr. Used to Be, fue reconocido en 2011 como el mejor debut discográfico en los Blues Blast Awards y le granjeó a O’Leary una nominación como mejor artista en los American Blues Music Awards.

Una de las actuaciones más esperadas de la noche ha sido la de Watermelon Slim. Aunque desconocido para gran parte del público español, es una de las grandes figuras del blues en Estados Unidos. Sus inicios en la música se remontan a su estancia en el hospital en los años 70, donde aprendió a tocar la guitarra slide, tras luchar en la guerra de Vietnam. Conductor de camión, ascensorista, vendedor, trabajador en una empresa de pompas fúnebres o jardinero son algunos de los empleos que durante toda su vida ha compaginado con su faceta de músico y sus estudios universitarios. Fue un infarto en 2002 el punto de inflexión para Watermelon Slim, que decidió que la música se convirtiera finalmente en el centro de su vida. Desde entonces ha puesto a sus pies tanto a público como a crítica, como demuestran los 17 galardones obtenidos en los Blues Music Awards, 12 de ellos en dos ediciones consecutivas, lo que le sitúa a la altura de grandes figuras como B.B. King, Buddy Guy o Robert Gray.

Las actuaciones del viernes han ido precedidas de la actuación de Nola Brass Band que ha amenizado la espera hasta la apertura de puertas del festival, en los alrededores de la Plaza de Toros, la noche ha finalizado en El Castañar con una mezcla de soul y hip-hop, funk y rock de la mano de la banda estadounidense The Main Squeeze, un grupo de profundas raíces musicales del medio oeste que ha cruzado el gran charco para ofrecer su directo por primera vez en Europa. Su música ofrece un equilibrio de ritmo, emoción, voces e instrumentación reconocida por medios especializados y por el público.

Ver más imágenes: