Sábado, 19 de octubre de 2019
Las Arribes al día

El TSJ declara ilegal la ordenanza que regula la tasa de recogida de basuras en Vitigudino

La sentencia no obliga al Ayuntamiento a devolver la diferencia de lo cobrado con respecto a la tasa de la ordenanza en vigor y que sería de 34 euros al año frente a los 52 cobrados al año tres ejercicios

José Antonio Pérez Blanco (i) promovió la denuncia como vecino y ahora se sienta como concejal del Ayuntamiento / CORRAL

El Boletín Oficial de la Provincia de Salamanca publica en la edición de este jueves la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ratificando el fallo de la sala número 2 de lo Contencioso-Administrativo de Salamanca respecto a la petición de ilegalidad, presentada por un grupo de 14 vecinos, sobre la ordenanza del Ayuntamiento de Vitigudino que regula la tasa por el servicio de recogida de basuras, norma aprobada en diciembre de 2015.

Cabe señalar que el pronunciamiento del tribunal se refiere exclusivamente a la ilegalidad de la ordenanza, sin determinar si el Ayuntamiento debe o no devolver el diferencial de lo cobrado con respecto a la tasa que estaría vigente y que fue aprobada en junio de ese mismo año con un importe de 34 euros anuales para viviendas unifamiliares frente a los 52 aprobados en la Ordenanza declarada ahora ilegal por carecer de un estudio económico que justificase el incremento de la tasa.

Así las cosas, el Ayuntamiento no queda obligado a la devolución de la diferencia cobrada en los ejercicios 2016, 2017 y 2018, pues el primer semestre de 2019 no ha sido puesto al cobro por Regtsa al conocer el fallo del TSJ.

El impulsor de la denuncia y ahora portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Vitigudino, José Antonio Pérez Blanco, explicaba a LAS ARRIBES AL DÍA que “la sentencia no obliga al Ayuntamiento a devolver la diferencia de lo cobrado pese a declarar ilegal la tasa, pero ese era uno de nuestros compromisos electorales. Al no haber ganado las elecciones será una de las propuestas que hagamos al pleno, no para que se le devuelva el dinero porque sería muy complejo, pero sí para que se compense en el siguiente recibo y finalmente repercuta en el bolsillo de los ciudadanos”, aseguraba.  

La compensación del diferencial de las tasas supondría un coste para el Ayuntamiento cercano a los 60.000 euros, una fórmula por la que “ningún vecino tendrá que reclamar y todos se beneficiarían de la misma medida”, explicaba Pérez Blanco.