Domingo, 20 de octubre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Presentado el 1º volumen de una colección que pretende recoger toda la obra de Barahona

El objetivo de Francisco Rodilla León, promotor de la iniciativa, es que en 2025 esté toda la obra publicada

El salón de actos de la Casa Municipal de la Cultura de Ciudad Rodrigo fue escenario en la tarde del miércoles de la presentación del libro Opera Omnia. I. Officium defunctorum, un volumen que recoge la Música de Difuntos creada por el ilustre compositor mirobrigense Juan Esquivel de Barahona, quién vivió en los siglos XVI y XVII.

El promotor de la publicación es Francisco Rodilla León, “el máximo conocedor de la figura de Barahona”, según apuntó durante el acto de presentación del volumen José Ignacio Martín Benito, presidente del Centro de Estudios Mirobrigenses, entidad que ha colaborado con la edición del volumen (en una de las pocas ocasiones en su historia en que esto ha ocurrido -la gran mayoría son producciones propias-).

Según explicó el propio Francisco Rodilla, el volumen incluye unas 30 páginas con la Música de Difuntos junto a un estudio introductorio hecho por él mismo. Como matiz relevante, en la portada figura una de las tablas del Retablo que Fernando Gallego creó para la Catedral de Santa María de Ciudad Rodrigo, que ahora se encuentra en Tucson (Arizona). Fernando Rodilla relató que escribió a la Universidad dónde está la obra solicitando permiso para su uso, que no sólo le dieron, sino que también le enviaron una fotografía de la tabla que él quería con mayor resolución.

Su intención es que sean distintas tablas del Retablo las que ilustren los diversos volúmenes que quiere ir publicando con la obra íntegra (es decir, la Opera Omnia) de Juan Esquivel de Barahona, cuya mayor parte se conserva en Coria, Plasencia y Badajoz. En sus propias palabras, “deseo que en 2025 toda la obra esté publicada en versión moderna”, a razón de un volumen por año.

Por el momento, contando este nuevo libro y una publicación del propio Francisco Rodilla que vio la luz en el año 2005 (que recogía una colección de 72 motetes), sólo se ha editado de forma moderna 1/4 de la obra de Barahona, que en su época fue de los pocos compositores en España que llevó a impresión su obra en vida. Una vez todo esté publicado, su objetivo es que la música compuesta por Barahona la puedan cantar corales, además de expandirse, “para que así sea considerado uno de los más grandes compositores de Europa”. Para Rodilla, “todavía no se es consciente en Ciudad Rodrigo y otros lugares de su importancia”.

Como apuntó José Ignacio Martín Benito, la intención del CEM es contribuir a “difundir al máximo la figura de Barahona”, que el alcalde Marcos Iglesias definió como “uno de los personajes más ilustres de Ciudad Rodrigo: llevó el nombre de Ciudad Rodrigo por toda la nación”, resaltando que “sigue presente”, al darle nombre a la Escuela de Música y a una agrupación, la Barahona Big Band.

Marcos Iglesias anunció asimismo que “queremos seguir colaborando con el CEM”. Su presidente, José Ignacio Martín Benito, apuntó que aún les quedan por presentar otros dos volúmenes en 2019: una publicación sobre Siega Verde, y el número 6 de la Revista de Estudios Mirobrigenses. Además, el CEM celebrará en el mes de diciembre una nueva edición de sus Jornadas de Historia y Cultura.