Viernes, 18 de octubre de 2019
Béjar al día

El Partido Popular desmiente a la Alcaldesa asegurando que la estación de esquí no podrá privatizarse

Alejo Riñones lamenta las críticas que Elena Martín Vázquez ha vertido sobre los trabajadores de la estación de esquí y  que este año no se abra el parque de verano con lo que se perderán 15 o 20 puestos de trabajo

Declaraciones de Alejo Riñones sobre las críticas de la Alcaldesa a La Covatilla

El equipo del Partido Popular ha hecho balance del primer mes de legislatura socialista en la ciudad, cuatro semanas en las que ha señalado Alejo Riñones que la ciudad ha pagado por primera vez a una alcaldesa  que además ha estado ausente del Ayuntamiento, por lo que ha habido tres alcaldes en 28 días, más que en 20 años de gobierno popular. 

En su comparecencia ante los medios de comunicación Alejo Riñones ha lamentado que la estación de esquí no vaya a tener actividad durante el verano, lo que llevará a que 15 o 20 personas de la ciudad no vayan a tener este año un puesto de trabajo y se resientan los negocios de hostelería, ha añadido que el parque de verano podría estar preparado para abrirse en dos semanas y aún están a tiempo, sólo es cuestión de engrasar el telesillas, colocar y fijar los obstáculos, que ya se dejaron hechos, en una vereda junto a las pistas que también se dejó acondicionada y colocar también el resto de juegos, por lo tanto abrir el parque con actividades de verano sólo es una cuestión de voluntad y de trabajo.

El Portavoz Popular ha añadido que además es de lamentar que el empresario Santiago Robles haya desistido de instalar el camping en la ciudad, aduciendo motivos de inestablidad política en Béjar, después de haberse recalificado los terrenos y de que el empresario se haya gastado más de 50.000 euros entre licencias, permisos y proyectos; el mismo motivo que han esgrimido los empresarios catalanes que han señalado que para inestabilidad ya es suficiente la que sufren en Cataluña y a los que el nuevo equipo de gobierno ha insultado gravemente. 

Alejo Riñones ha continuado hablando de varios temas también relacionados con la estación de esquí, duramente ha criticado las declaraciones de la Alcaldesa en rueda de prensa, en las que mencionó a los trabajadores de La Covatilla y ha manifestado que es una pena que no se haya preguntado a los técnicos que durante los últimos cinco años han trabajado allí, antes de calificarla como “chatarrería” por dos carteles en malas condiciones que se repintan cuando se va a abrir la estación, pues  la pintura dura poco con las temperaturas extremas de la alta montaña.

Riñones ha explicado cómo se llevan a cabo las labores de mantenimiento cada año antes de comenzar la temporada de nieve, añadiendo que antes debe enterarse Elena Martín, que hasta el mes de septiembre está prohibido segar el piorno, pues si se siega antes de tiempo se le secan las raíces, lo que resultaría desastroso para la estación de esquí, además es por eso por lo que tampoco se pueden hacer los drenajes y la reparación de las girondas, y es por eso también por lo que las labores de mantenimiento se llevan a cabo tres meses antes del comienzo de la temporada de nieve y señala que ese mantenimiento habitual es lo que la Alcaldesa llama ahora “Plan de Choque”.

Además Alejo Riñones ha señalado que a este mantenimiento, que se ha llevado siempre a cabo con personas de Béjar, que lo hacen tan bien como cualquier de fuera y que luego continúan trabajando durante la temporada; se tiene que sumar el mantenimiento específico que realiza una empresa especializada, la única que hay en España para este cometido, consistente en el desmontaje y revisión de los rodamientos y el repaso uno por uno de los cilindros, cambiando los que estén deteriorados, dicho mantenimiento especializado también se realiza durante esos tres meses de reparaciones de campo.

También ha querido aclararle a la Alcaldesa lo que han estado haciendo los trabajadores desde marzo hasta que han sido despedidos el 14 de junio, que asegura que no ha sido otra cosa que acometer las labores de mantenimiento que se pueden hacer en interior, como la reparación de botas, engrase esquís, acondicionamiento de bastones y en general reparaciones en los edificios y equipos. “Con estas críticas de la Alcaldesa, está poniendo en tela de juicio la profesionalidad de nuestros trabajadores y técnicos y también la de los técnicos de la Junta de Castilla y León que vienen todos los años a hacer las pruebas para dar de paso las instalaciones”.

Alejo Riñones ha señalado que él mismo como director de la estación nunca cobró nada, sin embargo ha defendido a la persona que mayor responsabilidad tenía en la estación después de él, señalando que cobraba 2.100 euros y ha añadido “se necesita valor para cuestionar el salario que se le pagaba, cuando ella cobra ahora 3.000 euros por una dedicación parcial y cuando no ha habido déficit nunca en la estación en los cinco años de gestión municipal”.

Sentencia de liquidación de La Covatilla

El portavoz del Grupo Popular ha calificado la sentencia sobre el proceso contencioso administrativo interpuesto por la anterior gestora de la estación de esquí, Gecobesa, contra el Ayuntamiento de Béjar, en la que se falla estimando parcialmente el recurso interpuesto por Francisco Montero y el resto de antiguos accionistas, como “una estupenda noticia para la ciudad”.

La estación de esquí de la Covatilla se gestiona por Gecobesa desde el año 2001 hasta el año 2005, a través de una concesión, a partir de ese año comienza una nueva, a favor de la misma empresa que ella misma rescinde en 2014 de forma unilateral, tras una junta concursal de liquidación de la estación que dirige Fernando Yagüe. En esos momentos se presentan unos gastos de inversión estimados por Gecobesa en 17 millones de euros que son reclamados al Ayuntamiento de Béjar, en los que dicha gestora incluye las inversiones en La Covatilla, además de viajes, comidas, el hotel Piel de Toro y la reclamación de lo que considera que dejó de ganar por los 10 años que le quedaban de concesión, entre otros, ha explicado Riñones. Con estos antecedentes, el Juez recoge en su sentencia que de esos 17 millones, 11 corresponden a las inversiones realizadas en la estación entre 2001 y 2005, y por tanto los considera liquidados ya que quedaron amortizados al hacerse la nueva concesión que podría haber sido adjudicada a cualquier otra empresa que se hubiera presentado a concurso.

De los seis millones restantes, el juez no se ha pronunciado hasta que un perito judicial revise la estación para ver las inversiones reales en el periodo 2005-2014, y se hagan las cuentas correspondientes restando los lotes de material ya adquiridos y pagados por el Ayuntamiento de Béjar y todas aquellas que no correspondan a esas inversiones reales en las instalaciones de la estación. “Como esta cantidad está sin determinar no se pueden adelantar acontecimientos” ha dicho Alejo Riñones, pues puede ser que todavía deba Gecobesa dinero al Ayuntamiento, ya que además tiene una deuda de unos 600.000 euros de canon impagado.

El portavoz popular, destaca que esa es la herencia que su equipo ha dejado al Ayuntamiento de Béjar, una estación de esquí de la que el Ayuntamiento hasta el momento no debe nada, además contradice las afirmaciones de la Alcaldesa sobre que no se podrá privatizar porque tiene una carga, asegurando que La Covatilla no se podrá privatizar en cuatro o cinco años, no por una carga sino porque la reindustrialización que aportará tres millones de la Junta y uno de la Diputación de Salamanca, es para inversiones municipales, nunca para inversiones privadas, por tanto a la fuerza tendrá que seguir siendo de gestión municipal, ha recalcado que sólo para inversiones nunca para mantenimiento, por lo que el llamado ‘Plan de Choque’ que no es más que el mantenimiento habitual, nunca podrá formar parte del proyecto integral y sólo se podrá llevar a cabo con cargo a las arcas municipales.