Martes, 16 de julio de 2019

Mañueco se compromete a liderar “un gobierno transformador” con “el diálogo y el consenso” como base

El presidente trabajará porque la Comunidad sea "atractiva" en inversión e impregna todas sus áreas con medidas de lucha contra la despoblación

Fernández Mañueco ha jurado en el Hemiciclo de las Cortes su cargo como séptimo presidente de la Junta de Castilla y León

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, se ha comprometido este viernes en su toma de posesión a liderar un "gobierno transformador" en el que la base de todo sea el "diálogo y el consenso" y en el que primer un objetivo, por encima de todos, sea lograr "la prosperidad de todos los castellanos y leoneses".

Fernández Mañueco ha jurado en el Hemiciclo de las Cortes su cargo como séptimo presidente de la Junta de Castilla y León, acto en el que ha pronunciado un discurso en el que se apuesta ante todo por la "transformación" de la Comunidad. "Estamos aquí porque los castellanos y leoneses han elegido moderación, políticas de centro y liberales", ha señalado Fernández Mañueco, momento en el que se ha referido además a su socio de Gobierno, Ciudadanos, y a la figura del que será el futuro portavoz y vicepresidente de la Administración, Francisco Igea.

"Tenemos mucha tarea por delante pero no sobra fuerza e ilusión", ha destacado el nuevo presidente de la Junta, quien ha reiterado su compromiso de asumir los desafíos que tiene Castilla y León como Comunidad, entre los que ha destacado como principales mejorar la calidad de los servicios públicos, combatir la despoblación, impulsar el desarrollo rural, generar empleo como motor de la economía o insistir en las políticas de transparencia y "buen gobierno".

Así, tras marcar estas líneas como básicas, Fernández Mañueco ha insistido en que el diálogo y el consenso deben ser la base de su acción de gobierno. En este sentido, ha garantizado que se convocará una reunión del Diálogo Social con empresarios y sindicatos, ya que, a su juicio, es una "fórmula" que garantiza el progreso con "estabilidad".

A esto ha sumado su apuesta por un diálogo civil con representantes del tejido asociativo y otro institucional con las entidades locales, otras autonomías, con el Gobierno central y con la UE. "Este convencimiento del valor del diálogo nos hacer se consecuentes con nuestras propia historia", ha destacado, punto en el que ha recordado que León fue cuna del Parlamentarismo en el año 1.188.

Prosperidad

En este acto el nuevo presidente de la Junta ha manifestado que el objetivo con el que arranca el gobierno y que está "por encima" de cualquier otro es lograr "las prosperidad" de todos los castellanos y leoneses, un fin en el que, como ha señalado, las aportaciones de "todos" son "valiosas y necesarias".

"Un objetivo que compartimos desde un gobierno que tiene la intención de vertebrar y buscar en todo momento el equilibrio económica y social en el que se sustentan nuestro gobierno", ha aseverado.

Fernández Mañueco ha destacado de este modo que una de las bases para lograr un crecimiento estable es impulsar medidas como la bajada o la bonificación de impuestos y el apoyo a pymes, autónomos y emprendedores. En su discurso se ha referido también a la agricultura y al sector primario, a la industria transformadora, la energía, la investigación y las nuevas tecnologías o el turismo y la cultura, entre otros.

Así, el nuevo presidente de la Junta ha considerado necesario trabajar porque la Comunidad debe sea "más atractiva" para la inversión, tanto para inversores nacionales como internacionales. "Contamos con las condiciones necesarias para que así sea por nuestro enclave y entorno, impulsar y potenciar condiciones preferentes para poner a Castilla y León para poner a Castilla y León en el centro de los entornos de decisión económica será una prioridad", ha garantizado.

El mundo rural ha sido otro de los apartados desgrados por Fernández Mañueco en su discurso, donde se apostará por las inversiones tecnológicas, el fomento del turismo y la cultura, así como la industria agroalimentaria como ejes para la lucha contra la despoblación.

"En todas nuestras políticas, en todas nuestras áreas de gobierno habrá un foco dirigido a este problema, que no libraremos con éxito si no entendemos que se trata de un problema de España y de Europa, de las sociedad desarrolladas y que, por tanto, requiere medidas globales", ha destacado.

Así, ha insistido además en se un "gobierno transformador", "cercano y cómplice con la gente". "Un Gobierno que considere que el respeto se gana, ha honestidad se aprecia y la confianza se adquiere, con instrumentos como la lealtad, que siempre será generosa con los errores, ha honradez, el esfuerzo y el compromiso, que serán señas de identidad de nuestro gobierno", ha destacado.

"Hagamos realidad los sueños de la gente, sus aspiraciones, sus anhelos. Hagamos de esta tierra la mejor para vivir", ha concluido el presidente.