Lunes, 16 de septiembre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Fuentes de Oñoro pide que no se abra lo que resta de A-62 hasta que no se complete el enlace con la A-25

El municipio pide a todas las administraciones que apoyen su Plan Estratégico de Desarrollo Empresarial

El Pleno del Ayuntamiento de Fuentes de Oñoro aprobó por unanimidad en la jornada del lunes, en su primera sesión de la nueva legislatura, una moción presentada de forma conjunta por Partido Popular y Partido Socialista en la que hacen una serie de reivindicaciones a otras administraciones para intentar “paliar los graves e irreversibles efectos negativos” que traerá la puesta en marcha de la conexión internacional de la Autovía A-62 y la A-25 portuguesa.

Según los datos que maneja el propio municipio, la entrada en funcionamiento de lo que resta de A-62 y de su enlace con Portugal (lo que hará que los conductores no tengan que pasar por Fuentes de Oñoro como ocurre hasta ahora), provocará la pérdida del 64% de la actividad comercial oñorense, la desaparición del 60% del tejido empresarial en el sector servicios, la destrucción del 70% de los puestos de trabajo, y la “pérdida inmediata” de la mitad de su población actual.

Todo ello debido a que, como se recuerda en la moción, la actividad del sector servicios vinculados al tránsito de pasajeros de este punto fronterizo es “el principal motor económico municipal y el que más empleo genera en toda esta comarca fronteriza”, de tal modo que está en riesgo “la supervivencia de nuestro municipio y de los pueblos de esta subcomarca fronteriza”.

Para intentar paliar esta “terrible situación” no solo para Fuentes de Oñoro, sino para toda la subcomarca del Campo de Argañán, los dos grupos políticos del Ayuntamiento exigen a las administraciones públicas a nivel estatal, regional y provincial que acometan las acciones oportunas, empezando por “respaldar y apoyar el Plan Estratégico de Desarrollo Empresarial” que ha diseñado el propio municipio.

Como medida concreta, y para ganar algo de tiempo (al menos hasta que eche a andar la gran área de servicio que está pendiente de construir), se reclama al Ministerio de Fomento que no se abra al tráfico el último tramo español que queda de la A-62, con acceso directo desde cualquiera de las dos salidas a la Nacional 620, hasta que no se concluya el enlace con la Autovía portuguesa A-25.

En la moción también se autoriza al alcalde de Fuentes de Oñoro, Isidoro José Alanís Marcos, a emprender todas las medidas que considere oportunas, así como todas las acciones y movilizaciones que sean necesarias “para que de forma pública se conozcan las reivindicaciones que la población de Fuentes de Oñoro hace ante los poderes decisorios y para que se tengan en cuenta los intereses de la población que vivimos en una de las zonas rurales más empobrecidas y ultraperiféricas de España y de Castilla y León”.