Sábado, 20 de julio de 2019

Divagaciones veraniegas

Estaba yo con mis reflexiones en voz baja, en esta mañana soleada y calurosa de éste mediado JULIO. Estoy, de momento, solo en la parcela a la sombra del frondoso laurel que tanto trabajo me dio para “sacarle adelante” cuando lo planté y ahora luce hermoso. Mientras, espero la llegada del señor Manuel, que hoy se está haciendo esperar, por lo que presumo que le ha “tocado” ir al médico o atender alguna necesidad “perentoria” e ineludible; para la que los abuelos, “semos” objeto de preferencia. De este tema de actualidad, alguien se preguntaba preocupado: ¿Hay un tipo específico de “abuso” contra los mayores?... especialmente en vísperas de vacaciones estivales. Y añadía después: “El problema aparece cuando los cuidados no son solo ocasionales y se convierten en una carga abusiva”. Interrumpo este serio tema, pues estoy viendo como el señor Manuel llega por “La Corredera”. Y después de inquirir por el motivo de su retaso, seguro que hablaremos hoy de temas más intrascendentes de los que están repletos las crónicas diarias de Prensa, Radio y Televisión. ¡Por Diosssss, diría nuestra inefable y nunca bien ponderada, amiga Mari Loli!

Vaya… Me explica el señor Manuel, que el motivo de su retraso no es otro que la necesidad de desplazamiento a un pueblo cercano, al entierro de una señora que aunque vivía en Madrid, ha querido ser enterrada en su lugar de origen en una vuelta a las raíces.

Cuando se aposenta cómodamente y tomamos sentido de la realidad; volvemos a nuestra rutina diaria con el primer sorbo de vermú y con ello brindamos hoy con un…  ¡salud!... esperanzador, pues a nuestros años, todo lo que venga después… será por añadidura.

¿Sabe usted señor Manuel? Ayer leí que: “Hay 660.000 –Asteroides catalogados, entre muchos millones, “pululando” por el-Espacio Sideral-, sin destino fijo, vamos “a su aire”; estos-Asteroides- son “ladrillos” con los que se formaron los-Planetas-cuando se desarrolló el-Sistema Solar-, y los que no lograron “pegarse” a uno de esos cuerpos, viajan sueltos…

Y, ¿Son peligrosos?

Hombre… Según los científicos: “La colisión es un peligro real”. Y que aunque no es un problema acuciante, el impacto puede producirse contra la tierra. (Precisamente estos días, uno de ellos el “Cigarro Volador”, por su forma, ha estado a punto de hacerlo. Y un –Asteroide- del tamaño de un automóvil fue localizado horas antes de que se estrellara contra la Tierra y se quemara en la atmósfera el fin de semana pasado).

Jo… ¡Entonces como alguno caiga, “todos calvos! Y que Dios nos coja confesados.

No se ponga usted en lo último, hombre. Ya que usted y yo hemos conocido amenazas similares desde hace muchos años y vaticinios escabrosos que nunca se cumplieron y también acontecimientos relevantes y dignos de resaltar.

¿Cómo cuales?

Hombre… no le voy a decir que; -La Primera Guerra Mundial- ni la-Revolución Bolchevique- y tampoco conocimos a –Napoleón-; pero si la llegada del hombre a la Luna-(que ahora se cumplen los 50 años) o como los avances tecnológicos, en los aviones, la radio o el teléfono, hasta llegar a la época actual y todo eso de las-Redes Sociales y los robot. ¿Le parece poco? Creo, que hemos sido testigos y dado fe de importantes acontecimientos y de hechos excepcionales. Y también de unos cambios que las generaciones anteriores a nosotros, nunca se imaginaron… ¿Recuerda usted lo del Cometa Halley? Se asociaba con el fin del Mundo y que, hasta ahora, aún no se “estrozó” contra la Tierra haciéndonos “fosfatina… afortunadamente. ¡Toquemos madera!

Y ya más en nuestra realidad: “Usted y yo hemos vivido; reconozco que usted más en “propias carnes” por vivir siempre en el pueblo; el cambio brutal de pasar de los carros tirados por mulas y las tartanas, a los medios actuales de desplazamiento y comunicación actuales… ¡donde va a parar! Y, no le recuerdo al arado romano por no mentarle “la bicha”… ¿Le continuo recordando efemérides?

Pues no; salvo una última puntualización: ¿Recuerda aquel gran huracán que sufrimos aquí en el pueblo cuando teníamos 6 años de edad?

¡Ya lo creo! Se hizo de noche cerrada de repente y entonces si pensamos que la “cosa” iba camino de ser el fin del Mundo.

Quiero contarle una anécdota al respecto: “Mucho tiempo después de aquel sucedido,  tormentoso, ciclónico y atemorizador; haciéndoles una entrevista a los hermanos Maxi y Luis-peluqueros de Salamanca. Maxi estaba satisfecho con su profesión. Luis, pues bueno… como su padre había tenido ese trabajo también, si a los 13 años te dicen: peluquero, pues peluquero. Hecha la-DIVAGACIÓN- pertinente, continuamos y Luis me cuenta: “Yo tenía que venir todos los días a trabajar en bicicleta desde el pueblo, El 15 de febrero de 1941 viví personalmente un terrible ciclón que abatió Salamanca y provincia y que causó muchos destrozos. Aquella noche no pude volver en la bici al pueblo y debajo de una manta, junto a otro chico de Villares de la Reina y agarrándonos a lo que podíamos, llegamos hasta la fonda del señor Miñambres cerca de la Plaza de Toros, el cual nos dio cobijo y comida. Aquello fue ¡verdaderamente terrible!

DIVAGAR: Es (separarse del asunto de que se trata; hablar o escribir sin concierto ni propósito fijo y determinado).

Seguro que el señor Manuel y yo, hemos cumplido con creces este aserto en-DIVAGACIONES VERANIEGAS-.

Pero… no olvidéis que como dice el poeta: VERSIFICAR ES FÁCIL/PERO NO BASTA EL TALENTO/LO DIFÍCIL ES PLASMAR/EN LA RIMA EL SENTIMIENTO…. Pues eso.