Sábado, 20 de julio de 2019
Alba de Tormes al día

Los Carmelitas inauguran este mes el Centro Teresiano Sanjuanista

A partir del 13 de julio, varias salas de exposición permanente acercarán al visitante a San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús
Iglesia de San Juan de la Cruz en Alba de Tormes

Santa Teresa de Jesús funda el Carmelo de Alba de Tormes el 25 de enero de 1571, con la presencia de San Juan de la Cruz en dicha fundación. Desde el año 1582, el cuerpo de Santa Teresa de Jesús descansa en la iglesia de la Anunciación.

La Orden del Carmelo Descalzo deseó fundar un convento masculino en Alba de Tormes con el fin de ocuparse del culto teresiano. En 1692 se funda la primera iglesia y el primer convento del mundo dedicado a San Juan de la Cruz.

A lo largo de estos siglos de historia, el convento ha sido testigo de múltiples acontecimientos. Uno de los últimos y más destacados ha sido la celebración del Año Jubilar Teresiano, que propició la puesta en marcha de la gran exposición ‘Vitor Teresa’, una muestra organizada por los Carmelitas Descalzos y la Diputación de Salamanca. Esta gran exposición teresiana, que transcurrió entre los meses de julio de 2018 y enero de 2019, traspasó las fronteras más allá del Año Jubilar Teresiano propiamente dicho y se desarrolló con gran éxito, considerándose el acto cultural más importante de dicha efemérides.

El próximo 13 de julio a las 21.30 horas, los Carmelitas Descalzos de Alba de Tormes inaugurarán el Centro Teresiano Sanjuanista con salas de exposición permanentes. Gracias al tesón de los carmelitas, este centro será un reclamo más para los albenses, peregrinos y turistas que se acerquen hasta la villa dual, una oportunidad de conocer a dos figuras como San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús, tan estrechamente relacionadas con Alba de Tormes.

Diversas salas de exposición

Con la finalización de ‘Vitor Teresa’, los espacios de la planta baja del convento de San Juan de la Cruz se han reorganizado bajo el nombre Centro Teresiano Sanjuanista, creándose diversas salas de exposición permanente que albergan piezas artísticas de gran interés.

El edificio se encuentra incluido en el ámbito de bien de interés cultural y está declarado monumento. Esta razón es suficiente para realizar una interesante visita, formando parte en su estructura del arte denominado barroco carmelitano, propio de la Orden del Carmelo Descalzo en el siglo XVII. Se trata de un exponente de este estilo artístico muy bien conservado después de las tareas de adecentamiento llevadas acabo recientemente.

Las reliquias carmelitas se han instalado en la capilla lateral del convento de San Juan de la Cruz, entre ellas una de las más significativas, el dedo índice de San Juan de la Cruz. La mayor parte de las reliquias son de Santa Teresa de Jesús y de San Juan de la Cruz, colocadas en relicarios del siglo XVII.

Desde la iglesia se puede acceder a la sacristía mayor, una sala que ofrece en su calidez, distintas obras de arte dignas de ser contempladas por el visitante. La cajonera de madera de nogal, realizada por frailes carpinteros, manifiesta, en su trazado sencillo y austero, la elegancia que se puede observar en todo el conjunto arquitectónico que nos ocupa.

Especialmente llamativo resulta el claustro conventual con el pozo central en su patio y con el aljibe propio del siglo XVII. En los ángulos del claustro se conservan cuadros representativos de escenas de la vida de San Juan de la cruz y de Santa Teresa de Jesús. Además en este espacio pueden contemplarse distintas obras de arte que van desde el siglo XVI hasta el siglo XX. De especial interés resulta el antiguo refectorio, que conserva mesas del siglo XVI.

La bella imagen de Santa Teresa de Jesús, procedente del Carmelo de Ledesma, se encuentra en la zona de la portería y destaca la presencia de cuatro relieves con escenas de la vida de Santa Teresa de Jesús en el zaguán, a las que se suma la maqueta de la Basilica Teresiana realizada por Jerónimo Cotobal Castro.
El jardín conventual resulta un espacio muy agradable en su disposición y se encuentro dedicado a San Enrique de Ossó por la íntima relación de este gran difusor de Santa Teresa de Jesús con Alba de Tormes.

Casas de los Ovalle

Desde el espacio ajardinado, los visitantes podrán acceder a otras dos salas de exposición que se encuentran en el espacio que antaño ocuparon las casas de los Ovalle, familiares de Santa Teresa habitantes de la villa ducal. Suscitan especial interés dos cartas autógrafas de Santa Teresa de Jesús que muestran su singular grafía.

Aquí puede contemplarse también la reproducción de la celda de San Juan de la cruz recreando el aspecto propio del siglo XVI. Resulta llamativa la urna que donde descansó el cuerpo de San Juan de la cruz desde el siglo XVII y que guarda en uno de sus lados uno de los primeros retratos realizados de este santo; a la vez, atrae especialmente la atención la escultura titulada “Glorificación de Santa Teresa”, que ha sido recientemente restaurada y pertenece al barroco napolitano.

Resulta de especial atención, ante todo para los albenses, la llave real del sepulcro de la Santa, regalada por el Rey Alfonso XII a los Padre Carmelitas, así como el cartel de las fiestas de santa Teresa celebradas en el año de 1882, conmemorando el tercer centenario de la muerte de la patrona.

Múltiples piezas artísticas

Todas las piezas artísticas, incluidas en las salas de exposición permanente, han sido tituladas y datadas y cada una de ellas tiene su correspondiente cartel explicativo. Además, a lo largo de la exposición se pueden leer diferentes paneles informativos que acercarán al visitante a la biografía, a las obras y a aspectos relacionados con estos grandes personajes con el fin de conocerlos más profundamente.

Esculturas de la escuela de Gregorio Fernández de hermosa factura, piezas de marfil, orfebrería religiosa de gran valor, valiosa documentación de archivo, grabados, libros, la edición príncipe de las Obras de San Juan de la Cruz de 1618, traída recientemente desde Madrid, cuadros representativos de los grandes místicos del Carmelo Descalzo y objetos de la vida cotidiana pueden contemplarse en estas salas.