Sábado, 20 de julio de 2019

Antonio Machado, un colegio cardioprotegido

Durante este mes de julio, un total de 25 profesores del colegio han realizado el Curso de Reciclaje de Soporte Vital Básico y DESA 
Durante este mes de julio, un total de 25 profesores del colegio han realizado el Curso de Reciclaje de Soporte Vital Básico y DESA

El Colegio Antonio Machado se convirtió en el curso 2017-2018 en un centro cardioprotegido gracias a la formación de su profesorado en técnicas de RCP/SVB y uso del DESA e Inmovilizaciones.

Durante este mes de julio, un total de 25 profesores del colegio han realizado el Curso de Reciclaje de Soporte Vital Básico y DESA adquiriendo conocimientos, habilidades y actitudes de Reanimación Cardio Pulmonar (RCP), DESA (Desfribilador externo semiautomático) e Inmovilizaciones para poder actuar ante una emergencia vital con solvencia

¿Qué es un colegio cardioprotegido?

Para que un centro escolar se pueda acoger a la etiqueta de ‘cardioprotegido’ debe disponer de uno o más desfibriladores en sus instalaciones. No obstante, no basta con contar con los dispositivos, sino que también debe garantizar su correcto funcionamiento y mantenimiento, así como que el personal esté formado en técnicas de RCP/SVB y uso del DESA para actuar ante una emergencia cardíaca con solvencia.

El desfibrilador está instalado en la primera planta del colegio, de tal modo que se pueda acceder a él en un máximo de dos minutos desde cualquier punto del centro, tanto para tratar a un niño como a una persona mayor que, por ejemplo, acuda a recogerlo. “Nuestras familias se merecen lo mejor. Depositan su confianza en el colegio para educar, enseñar y cuidar lo que más quieren en la vida, y nosotros trabajamos para darles la mayor calidad posible”, indican desde el centro.

Al centro acuden  diariamente a sus clases una gran  cantidad de niños  tanto en el horario de mañana como de tarde (Centro Profesional de Música y actividades extraescolares deportivas),  además cuenta con una importante cifra de adultos en su entorno. Tanto los profesores/as como cualquiera que forme parte del personal del centro, así como los familiares que llevan y recogen a los pequeños, pueden beneficiarse del desfibrilador, por si se diera alguna incidencia cardíaca.

El objetivo del colegio a corto plazo es que el alumnado amplíe los conocimientos en primeros auxilios y adquiera los conocimientos necesarios para poder realizar la Reanimación Cardiopulmonar, de esta forma “las futuras generaciones estarán preparadas y concienciadas”.

La muerte súbita debido a problemas cardiacos es la primera causa de fallecimiento entre jóvenes en países occidentales y se cobra la vida de miles de personas al año en todo el mundo. Esta cifra, según previsiones de la Organización Mundial de la Salud, irá en aumento en próximos años debido a los cambios en los hábitos de vida, cada vez menos saludables.

A pesar de que aún no son obligatorios por ley en los centros escolares de Salamanca y Castilla León, “tenemos claro que los primeros minutos en la asistencia de un infarto son cruciales, ya que los expertos estiman que la desfibrilación precoz en los 3-5 minutos posteriores aumenta las tasas de supervivencia entre el 50 y el 75%, mientras que una ambulancia suele tardar mucho más tiempo en llegar”, explican.

Actuar con toda rapidez ante un problema cardiaco salva vidas, por eso es fundamental contar con desfibriladores y estar formados para usarlos.