Atrévete a soñar

Sin duda alguna el deseo es el padre del pensamiento humano, todos los grandes logros de nuestra especie han ocurrido porque alguien se atrevió a soñar con ello. 

Todo lo bueno que nos ha acontecido es porque alguien tuvo la esperanza de que sucediera y no dejó que el miedo, las dudas y cualquer de los otros predadores naturales del hombre lo venciera. 

Piénsalo un momento, no pocos obstáculos no con pocas risas se debió encontrar el primer ser humano que les dijo a sus semejantes que quería volar, poner un pie en la luna, contemplar una bacteria en un microcospio, curar el sarampión o cualquiera de los infinitos logros que podamos atribuirnos. 

Y eso funciona igual en lo macrocósmico y lo microcósmico, en lo grande y en lo pequeño, en lo finito y en lo infinito… Es igual tanto para construir las pirámides que para ese sueño chiquito que tanto miedo te daba realizar. 

Merece la pena intentarlo, no dejes de perseguir ese sueño y también ese otro…

Julio