Viernes, 20 de septiembre de 2019

La OCU advierte que los coches microhíbridos no contaminan menos

Sus estudios de la OCU demuestran que los automóviles potentes con motor microhíbrido contaminan mucho más que la mayoría de los coches con el clásico motor de combustión
Un coche microhíbrido

Los fabricantes de coches buscan tecnologías alternativas capaces de reducir los consumos y los niveles de emisiones. Así nacieron los sistemas microhíbridos, “mild hybrid” o de hibridación “suave” con etiqueta Eco, pero los últimos estudios de la OCU revelan que no es para tanto, y que incluso si el modelo es potente contaminará más del doble en Co2. Entonces, ¿por qué tienen etiqueta Eco? #NoCuela

Los coches con la tecnología de un sistema microhíbrido tienen la ventaja respecto a los híbridos de la simplicidad, ahorro de costes y, por tanto, ahorro en el precio final del vehículo, además de aportar una ligera mejora en eficiencia y una reducción en el consumo de combustible de alrededor de un 10%.

¿Qué es un sistema microhíbrido?

El sistema microhíbrido consiste básicamente en añadir un sistema eléctrico normalmente de 48 V al motor de combustión para facilitar el arranque del vehículo. Con ello además también da energía a otros sistemas auxiliares, como la dirección asistida, el ABS, los elevalunas o el sistema de navegación. También permite desactivar el motor de combustión en desaceleraciones o cuando se circula con cierta inercia consiguiendo un ahorro de aproximadamente un 10% de combustible, o lo que es lo mismo una reducción del 10% de emisiones contaminante de CO2, micropartículas y NOx.

A pesar de todo, esta tecnología que está a medio camino entre un coche convencional y uno híbrido, no es la solución más eficaz para reducir la contaminación, sino una solución temporal.

Menos costes pero a veces contaminan más

Los estudios de la OCU demuestran que los automóviles potentes con motor microhíbrido contaminan mucho más que la mayoría de los coches con el clásico motor de combustión. Por ejemplo el  Evoque P300 microhíbrido emite más que el doble de C02 que es Qashqai de 116 CV, el diésel más vendido.

Hemos comparado el consumo oficial en ciudad de los modelos diésel y gasolina más vendidos, el Nissan Qashqai, el Range Rover Evoque y Dacia Sandero, con el de varios microhíbridos de gran potencia, y los resultados son los que vemos en la siguiente tabla.

De las emisiones perjudiciales para la salud (NOx y micropartículas) no tenemos datos oficiales, pero es seguro que habría microhíbridos con emisiones mucho más altas que coches con Etiqueta C.

Si contaminan más ¿por qué tienen etiqueta ECO? #NoCuela

En OCU se preguntan, ¿por qué si contaminan más se venden con la etiqueta Eco? Y piden que tanto los impuestos como las etiquetas de la DGT se basen en las emisiones reales de cada coche y no en la tecnología de su motor.

La etiqueta ECO es un buen reclamo publicitario. Es una tarjeta que cada vez más tienen en cuenta los conductores ya que ofrecen ciertas ventajas asociadas como la de estacionar con descuento en plazas de aparcamiento público o poder entrar a las grandes ciudades en jornadas de alta contaminación.

El problema es que tal y como ya denunciamos con lo híbridos más potentes, hay multitud de coches con un motor de combustión clásico que contaminan igual o incluso menos pero que sin embargo no tienen derecho a llevar la etiqueta Eco.

En caso de los microhíbridos, con más motivo ya que los híbridos no enchufables tradicionalessí reducen significativamente las emisiones en recorridos urbanos.

Es más, con este tipo de iniciativa se están promoviendo efectos perniciosos para el medio ambiente. El principal, alentar la jubilación temprana de coches con motor de combustión perfectamente eficientes, lo que va en contra del aprovechamiento de recursos que promueve la economía circular. Pero es que al mismo tiempo se permite al acceso a la ciudad a automóviles muy contaminantes (los más potentes) en días de alta contaminación.