Domingo, 20 de octubre de 2019
La Sierra al día

Villanueva del Conde acoge la presentación del estudio sobre el Bordado Serrano

Una docena de bordadoras presencia en el centro cultural los detalles sobre el estudio realizado sobre esta artesanía

El proyecto Entre2 de Salvaguarda del Bordado Serrano continúa con sus actividades de difusión de este tipo de artesanía. Villanueva del Conde ha acogido esta tarde la presentación del estudio que se ha llevado a cabo sobre el bordado, en el que se han estudiado numerosas piezas y artesanos para desentrañar los secretos de esta particular expresión artística. Manuel Martín, miembro de la organizacíón, ha detallado los pormenores del estudio al grupo bordadoras de la localidad, una decena de mujeres que continúan con esta antigua labor.

El estudio es fruto de mucho trabajo, se ha investigado y buscado bibliografía, tanto en Salamanca, como fuera de la provincia. Uno de los elementos clave ha sido la búsqueda de "testigos", que es como se llaman las piezas de bordado más antiguas que se recuerdan. "es sorprendente la gran cantidad de piezas que la gente conserva en sus casas piezas de gran valor", señaló Martín. En total se ha entrevistado a 56 maestras bordadoras de la Sierra de Francia y se ha recopilado información de 280 piezas. La investigación se remonta al siglo XVIII estudiando la producción de lino en la zona y los orígenes del bordado.

"El bordado serrano es único y característico de la Sierra de Francia, y como toda forma artística, está vivo y en constante evolución", añadió Martín. "No es estático, puesto que cada artesano tiene preferencia por unos colores, motivos... pero aunque hay diversidad, todo responde a unas características muy particulares".

En cuanto a las características, siempre es sobre lienzo de lino, a la antigua usanza "hilos contados" en el que se cuentan los hilos empleados, siendo crucial el número exacto para un buen resultado. Los hilos empleados son de lana, seda y actualmente hilo de algodón. Las piezas que se producen son muy variadas, como colchas, que pueden requerir incluso más de tres años de trabajo, manteles, reposteros, delanteras de cama o ajuar funerario. Su aspecto es muy reconocible, bordado macizo y sin huecos, muy recargado y siempre simétrico. Los elementos que se representan son zoomorfos y fitomorfos, mostrando animales y plantas de la zona. Que además evidencia el carácter multicultural del bordado, puesto que los motivos proceden de diferentes culturas, como los lotos y el árbol de la vida, de origen oriental. Animales con collarín, de procedencia musulmana o mudéjar, sin olvidar motivos heráldicos o cristianos. Los colores son básicos, que se corresponden con los tintes vegetales de la época, con los colores más tradicionales: rojo, amarillo, verde y azul.

Uno de los objetivos del proyecto de salvaguarda es el reconocimiento de este tipo de artesanía como Bien de Interés Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. "Hay otros bordados tradicionales como los de Hungría y Bosnia que ya han sido declarados Patrimonio Inmaterial", indica Martín. 

El próximo 20  de junio se va a presentar la página web del proyecto que mostrará mucho del material que hemos recopilado. Se hará en la presentación del estudio del bordado en Miranda del Castañar.  El proyecto se salvaguarda continúa con actividades de difusión, como la presentación del estudio y la exposición del Bordado Serrano en toda la Sierra de Francia, que actualmente está en San Martín del Castañar.  También se está elaborando un Manual de Salvaguarda del Bordado Serrano, donde se reunirán las características del bordado de la Sierra de Francia.