Miércoles, 26 de junio de 2019
Bracamonte al día

La Mancomunidad despide legislatura aprobando la cuenta general de 2018

Los integrantes de la asamblea aprobaban el ejercicio sin debate antes de disolverse a la espera de la formación de las nuevas Corporaciones y con ellas los designados al organismo
La Mancomunidad celebraba su último Pleno de la legislatura este martes
La Mancomunidad de Municipios Tierra de Peñaranda ha celebrado su doble última asamblea este martes en la que se ha aprobado la cuenta general de 2018, además de darse cuenta de las ultimas actas plenarias antes de proceder a la disolución de los asambleados antes de la constitución de los nuevos Ayuntamientos, de los que saldrán los nuevos integrantes del organismo.
 
La Presidenta en funciones de la Mancomunidad, Carmen Familiar, detallaba que el Presupuesto definitivo de 2018 asciende a 348.613,50 euros, habiéndose ejecutado el 95,29% mientras que los pagos netos fueron 287.472,09 euros y pendiente de pago se encuentran 44.725,77 euros. El remanente de crédito se situaba en 16.415,64 euros. 
 
La liquidación en ingresos por operaciones corrientes el pasado año asciende a 319.060 euros, haciéndose una modificación de crédito de 29.553 euros, correspondiente a la subvención de la Junta para la contratación de personas con discapacidad. La ejecución de los ingresos se ha llevado a cabo en un 96,67% y la recaudación neta ascendía a 261.496,26 euros y los derechos pendientes de cobro han supuesto 75.538,81 euros mientras que los derechos pendientes de ingreso a final del ejercicio se sitúan en 75.538,81 euros. 
 
Un detalle que era aprobado por la totalidad de los asistentes, tras lo que se procedía a redactar el acta de esta última sesión que era igualmente aprobada por la unanimidad de los presentes antes de poner punto y final a la legislatura del organismo mancomunado.
A partir de aquí, se abre un periodo de un mes, desde la constitución de las nuevas Corporaciones locales, prevista para el próximo sábado 15 de junio, tras lo que se inicia el plazo de un mes para la elección de los nuevos delegados de cada municipio para la formación de la nueva asamblea, que entre otras cuestiones, abordara ya de manera directa la posible externalización de la recogida de residuos, entre otras cuestiones de calado.