Sábado, 19 de octubre de 2019
Béjar al día

Las empresas catalanas suspenden sus inversiones en Béjar por la incertidumbre política

El empresario Salvador Viñas anuncia su inquietud por la situación que se presenta en Béjar mientras que afianza los proyectos de reindustrialización en Lagunilla

De i. a d. José María Garrido, alcalde de Lagunilla y Salvador Viñas, empresario

El empresario Salvador Viñas ha anunciado su intención de suspender los proyectos que se vienen fraguando desde hace tres años de empresas catalanas en Béjar, ante la incertidumbre que se ha creado en el consistorio bejarano desde las pasadas elecciones municipales y por las declaraciones de algunos responsables políticos poniendo en cuestión la credibilidad de dichos proyectos. Sin embargo el empresario, se ha hecho acompañar de José María Garrido, alcalde de Lagunilla, para hacer pública la intención de afianzar los proyectos que se realizarán en este municipio de la comarca.

Viñas ha mostrado ante los medios de comunicación su inquietud por la falta de unanimidad en el Ayuntamiento de Béjar para aceptar la realización de las inversiones de varias empresas catalanas que estaban  dispuestas a establecerse en la ciudad, ha señalado que en los últimos días se ha encontrado con disparidad de criterios y que hay quien opina y verbaliza que no cree en los proyectos, por lo que, por respeto a todas las empresas con las que él ha contactado para que se establecieran en Béjar, va a ponerse en contacto con ellas para trasladarles la preocupante situación de incertidumbre que considera que hay ahora en el municipio.

Para Salvador Viñas la circunstancia de que Alejo Riñones sea o no alcalde, no altera el fondo del asunto, pero lo que sí lo altera, es que piensa que no puede defraudar a las personas que han tratado con Alejo Riñones, al que considera una persona de palabra, muy interesada en los proyectos, que pidió enseguida que le facilitaran poder ir a conocerlos y que acudió acompañado de un técnico para interesarse personalmente, añadiendo además, que las negociaciones con él estaban muy avanzadas y se había creado una gran confianza con los inversores.

Ha alabado la forma clara de hablar del anterior Alcalde en cuanto a lo que se podía o no hacer en Béjar respecto a la instalación de estas industrias, potenciando los proyectos viables. Viñas ha dejado claro que suspende de momento el proceso de reindustrialización y que es lo que aconsejará al resto de empresarios, hasta analizar en profundidad cuales son las intenciones del próximo equipo de gobierno.

El empresario ha dado por supuesta la buena voluntad de quienes entren a gobernar pero ha manifestado que no se puede estar repitiendo indefinidamente un proceso por cada cambio de gobierno, y que no importa que cambie siempre y cuando se mantengan los criterios, sin embargo, “otros partidos ni me han preguntado, ni se han puesto en contacto conmigo y si como yo he oído, es que no se creen lo que vamos a hacer, pues entonces es muy difícil recuperarse de ese mazazo, después de tener sobre la mesa 73 puntos concretos de aspectos que podrían desarrollarse en Béjar”.

Salvador Viñas ha añadido que se le hace difícil volver a las mismas empresas con nuevas personas que parece que no creen en ellas, que presentó a Alejo como un valor seguro que apoyaba las inversiones en Béjar, y sin dudar que el proceso democrático es así, ha dejado claro que ahora la confianza ha desaparecido, por lo que se suspenderá todo el proceso hasta que se vuelvan a dar condiciones favorables.

En cuanto a los proyectos de Lagunilla, Viñas ha manifestado que han encontrado una buena disposición para desarrollar tres proyectos que son adecuados para el municipio y que cuentan con el apoyo del equipo del alcalde José María Garrido: hacer biomasa aprovechando la madera para hacer astillas, hacer una gran inversión para crear una fábrica de parquet, que ocupará a una gran cantidad de mano de obra y que se tenía previsto que se barnizara en Béjar, y el tercero hervir especias vegetales que se dan en los montes y también se pueden cultivar en las fincas.

Tres modelos de negocio que ya están funcionando con éxito en Cataluña y que simplemente se van a ampliar estableciéndose en Lagunilla, cuya producción realizada por importantes empresas irá destinada en su mayoría a la exportación, como es el caso del parquet, muy demandado en Estados Unidos, por ser más barato y de mejor calidad que el que se produce allí, o como las plantas aromáticas, medicinales y comestibles, muy demandadas y competitivas en el mercado europeo, para la industria cosmética y alimenticia.

Los proyectos de Lagunilla ya tienen fecha y en los próximos días está previsto un viaje a Valladolid para asegurar la financiación. Según ha manifestado el Alcalde de la localidad, el inicio de los proyectos será inmediato porque ya están muy avanzadas las negociaciones, asegurando que para ellos la explotación de la esencia de las plantas medicinales unida a la producción de aceite de oliva, que ya existe en la localidad, es una apuesta segura para la generación de empleo en el municipio, y los cursos de formación que ya se han realizado en el pueblo, relacionados con este tema, constituyen un punto a favor de los vecinos y del éxito del proyecto.