Domingo, 22 de septiembre de 2019

Unas cien mil personas en España nunca salen de casa por la falta de accesibilidad de sus inmuebles

Problemas de movilidad tanto de usuarios de silla de ruedas como de los utilizan algún tipo de sistema de apoyo, como muletas, bastón o andador
Problemas de movilidad, especialmente entre las personas mayores.

Unas 100.000 personas con movilidad reducida en España nunca salen de casa por la falta de accesibilidad del inmueble en el que residen, unido a la falta de apoyo o ayuda externa, según un estudio de la Fundación Mutua de Propietarios en colaboración con la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE).

El objetivo de este informe, ‘Movilidad reducida y accesibilidad del edificio’, es conocer la situación en la que viven los 2,5 millones de personas que en España viven con este problema. El 45% de ellas pasa muchos días sin salir de casa por las barreras arquitectónicas de su edificio.

De hecho, el 33% considera que si su edificio estuviera más adaptado a sus necesidades saldría con más frecuencia de casa, un porcentaje que se duplica en el caso del 18% de las personas con movilidad reducida que residen en edificios sin ascensor.

El estudio revela que un 60% de los encuestados tiene problemas de movilidad sin ser usuarias de silla de ruedas porque utilizan algún tipo de sistema de apoyo, como muletas, bastón o andador o, simplemente, porque tienen una deambulación de forma inestable. Además, el 38% utiliza silla de ruedas manual o eléctrica.

En este sentido, los autores del estudio sostienen que si la persona es usuaria de silla de ruedas, la necesidad de accesibilidad se detecta de manera clara, mientras que las personas con discapacidad orgánica o mayores sin silla, que no pueden bajar las escaleras, son ignorados en las comunidades de propietarios sl no detectar esta necesidad.

La normativa vigente atribuye a las comunidades de propietarios la responsabilidad de garantizar la accesibilidad en el edificio. En este punto, el estudio detecta que las comunidades con mayor número de vecinos son los que, en menor medida, han realizado acciones en favor de la accesibilidad.

“En ocasiones, el hogar se convierte en una cárcel para las personas con movilidad reducida dada la dificultad para poder entrar o salir, encontrándonos con personas que se encuentran prisioneras en su propia casa por la falta de accesibilidad en su propio edificio”, afirma la directora de la Fundación Mutua de Propietarios, Laura López.

Por su parte, el presidente de COCEMFE, Anxo Queiruga, hace hincapié en que “es imprescindible que las personas con discapacidad seamos autónomas para que podamos participar en igualdad de condiciones y ejercer nuestro derecho a la educación, al empleo o al ocio”.

Ambas organizaciones reclaman al Gobierno la creación de un Fondo Estatal por la Accesibilidad Universal, haciendo hincapié en que “es imprescindible” que se establezcan ayudas específicas para todas las comunidades vecinales que deban afrontar obras de accesibilidad para garantizar el derecho a una vida independiente.