Domingo, 16 de junio de 2019
Las Arribes al día

El Ayuntamiento homenajea al exalcalde Abundio Ballesteros instalando un armario-librería que fue de su propiedad

Este mueble formó parte de su despacho de abogado, en la plaza del Mercado, y de quien fue el impulsor de la llegada del agua potable a la villa

Pedro Ballesteros y Germán Vicente junto al armario-librería que recuerda a Abundio Ballesteros / CORRAL

Pedro Ballesteros, hijo del que fuera alcalde de Vitigudino en la década de los 50 del siglo pasado, Abundio Ballesteros, hacia entrega este martes al alcalde en funciones, Germán Vicente, como máximo representante del Ayuntamiento de Vitigudino, de un armario-librería antiguo propiedad de esta familia y que ha sido restaurado antes de su entrega.  

El mueble en cuestión es de un estilo similar a otro que se encuentra en este departamento, haciendo juego, además, con la mesa y el sillón del alcalde. La restauración se ha llevado a cabo en Salamanca y en su proceso se ha tenido en cuenta la tonalidad del mueble colocado con anterioridad en este despacho, simulando así un conjunto formado por cuatro piezas.

Para Germán Vicente, la restauración de este mueble y su colocación en el despacho de la Alcaldía es, “de alguna forma, un homenaje” en memoria de Abundio Ballesteros por su contribución al bienestar de los vecinos de Vitigudino como alcalde de la villa.        

Este mueble formó parte del despacho de abogado que Abundio Ballesteros tenía en la plaza del Mercado hasta su fallecimiento en 1957. Como alcalde, fue el impulsor del abastecimiento de agua en Vitigudino, así como promotor para que la Confederación Hidrográfica del Duero procediese a la construcción de la presa sobre el río Huebra, con este fin, en Yecla de Yeltes.

Sobre la figura de Abundio Ballesteros como alcalde, el actual regidor en funciones, recordaba el día en el que congregó a los vecinos en la Plaza y “desde el balcón del Ayuntamiento se dirigió a unas 500 personas para decirles que Vitigudino tendría agua potable en las casas y que llegaría desde una presa que se iba a construir en Yecla”.

Su familia vivió en Vitigudino en el mismo edificio hasta su marcha definitiva en 1970 a la ciudad de Algeciras, aunque cada verano regresan a Vitigudino para recordar su niñez en estas calles.