Domingo, 16 de junio de 2019

Acostumbrados

“La codicia es el más feo y detestable de los pecados, porque se alimenta de su propio apetito, nunca se sacia, y su capacidad aumenta consigo misma”.

(Taylor Caldwell)

ENTRE PUENTES

ACOSTUMBRADOS

 

Si, el título de este artículo pudiera parecer extraño, sin embargo la frase pudiéramos decir que está siendo “clásica” y de sentido cotidiano. Y la razón no es otra, que nos estamos “acostumbrando”, a que cada día en los medios de comunicación aparezcan los “chorizos”, o lo que es lo mismo, aquellos que se han llevado el dinero por espuertas a los paraísos fiscales, también nos hemos acostumbrado, a que Ediles, y otras especies descubiertos en la política,  en masculino y femenino, crucen conversaciones con promotores inmobiliarios, constructores, empresarios, hablando con desparpajo de comisiones, beneficios, precios inflados, permisos de obras, o sea de “trajines, chalaneos y enjuagues”,  que se reparten la “bolsa” en cantidades millonarias. Lo peor de es que, según con quien mantengas el dialogo, alguno te suelta ¿y quién no se lleva algo? ¿Siempre ha sido así? ¿Yo no lo tengo claro? ¡Pero por Dios, si se ve, se oye y se entiende! .incluso lo han confesado.

No solo nos estamos acostumbrando, sino que damos por descontado que mucha gente robe, estafe, mienta, difame, cometa bajezas,  se atente contra las personas, se desahucie, incluso los arruinen, y a mayores nieguen las evidencias propague infundios, levante falsas acusaciones. Y encima te mire por encima del hombro y con desprecio, sintiéndose como un Dios ofendido. Y lo que es más deprimente, es que venga de “señores”, a los que se le ha otorgado confianza a unos en forma de votos, a otros para que ejerzan de encargados y velar por los recursos que han depositado en cajas, bancos, viviendas, para gestionar su entorno y seguridad, etcétera.

A la vez que esto sucede, todos tratan de presentarse a sí mismo como “virtuosos”, y en no pocas ocasiones, aquellos que más  gritan, aquellos que dicen, han actuado con responsabilidad, que nada tienen que ocultar y niegan hasta lo escrito, son los más hipócritas, los más sucios y sinvergüenzas, llenos de contradicciones y especulaciones con el fin de repartir la carga que se le viene encima. Uno se pregunta, con que cuajo muchos de estos dirigentes, y cargos políticos, de los que se reclaman católicos, que los hemos visto jurar sus cargos, (con la mano sobre la Biblia), como mienten un día tras otro, sabiendo que eso está “mal”, y seguir en muchos casos haciéndolo, prohibiéndolo la  religión que profesan y que a menudo defienden con las mismas falacias. O el aplomo con la que muchos defienden la democracia, hacen ostentación de cuanto dice la constitución, arrimando el ascua a su sardina según el artículo, en cuestión. Si amigos; nos estamos acostumbrando a ver y oír todas estas cuestiones con frases hechas. Y, si uno se para a pensarlo, lo raro es que las instituciones en pleno no estén más bajo sospecha, pues” milagro” es el día que, pese a todo este acostumbramiento, no nos veamos sobresaltados, por algunos de estos “trileros” algunos llevan tanto tiempo, ocultando el garbanzo, que no saben que lo tienen en la mano. “Negra”.

 

                Fermín González- comentarista Salamancartvaldia.es          blog taurinerías