Jueves, 27 de junio de 2019

Jugando a componer

Hoy en día jugamos a muchas cosas sin darnos cuenta. Gracias a las aplicaciones móviles, que nos acechan sin parar, resolver algún puzle o manejar la economía de algún terreno está a unos pocos golpes de pantalla.

Crear música es ahora más fácil que nunca si se hace a través de las apps adecuadas.

Son juegos gratuitos, pero los más pequeños de la casa van a poder ver que a través de sus interfaces coloridas, divertidas e intuitivas, ponerse en la piel de un compositor no es tan difícil.

Jelly Band y Sketch a Song son dos herramientas diferentes pero que ayudan a los pequeños a tener que elegir entre instrumentos (uno en stems (bloques sonoros) y otro en notas individuales) para ir creando una composición simple, a través de la cual podrán desarrollar sus dotes compositivas y pasar horas interactuando con la música, mejorando la discriminación auditiva, el ritmo y la creatividad.

Las hemos utilizado en el aula y la diversión está asegurada.