Lunes, 17 de junio de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Culminada la conversión del gran parterre de la Avenida de La Concha en plazas de aparcamiento

Entre las nuevas plazas de aparcamiento creadas, hay dos específicas para personas con movilidad reducida

Todos aquellos mirobrigenses y forasteros que opten este verano por acercarse con sus vehículos a disfrutar del entorno del río Águeda lo van a tener un poco más fácil para estacionarlos, gracias a las nuevas plazas de aparcamiento que ha creado la Delegación de Obras del Ayuntamiento en los últimos meses (la intervención comenzó en febrero) en la Avenida de La Concha, junto a la Alameda Vieja.

Concretamente, estas plazas se han habilitado al suprimirse el gran parterre que había en la Avenida de La Concha, que se había quedado ‘sin uso’ (es decir, sin árboles), durante la gran tala que se llevó a cabo en el otoño de 2017 en varios puntos del entorno del río Águeda para retirar árboles en mal estado.

Para que ese parterre haya podido dar paso a plazas de aparcamiento ha sido necesario modificar todo el tramo de acera que había anexo al parterre, que transcurría pegado a la calzada, mientras que en el resto de la Avenida la acera iba junto a la Alameda, ejerciendo las plazas de aparcamiento como ‘separación’ entre la acera y la calzada. Esto obligaba como es lógico a los peatones a hacer un zig-zag en su tránsito por la Avenida.

En esta operación, el tramo de acera que iba anexo a la calzada se ha retraído varios metros hacia la Alameda, de tal modo que ha quedado alineado junto a los otros tramos, configurando así una gran acera en línea recta que permite unos paseos (o carreras) más cómodos por la Avenida (en la galería se incluyen un par de imágenes sobre cómo era antes la zona, antes de la tala de los árboles).

Como ha explicado durante los últimos meses el delegado de Obras –ahora ya en funciones- , Joaquín Pellicer, esta intervención en la Avenida de La Concha la veían como “muy necesaria” debido al alto número de vehículos que se llegan a acercar durante las tardes veraniegas (sobre todo durante los fines de semana) a la isla del Picón, ‘inventando’ numerosos conductores lugares para aparcar que han acarreado unas cuantas multas.

Entre las nuevas plazas de aparcamiento que se han diseñado, hay dos específicas para personas con movilidad reducida, entre las cuales se ha creado una pequeña rampa para alcanzar la acera.

Ver más imágenes: