Domingo, 16 de junio de 2019

Los agricultores se enfrentan a otra campaña catastrófica por la sequía

Escasez de forrajes y cosecha perdida en la provincia, con parcelas de trigo y lentejas segadas ya por no haber granado

La falta de agua y las elevadas temperaturas auguran una cosecha catastrófica de cereales. Fotos: Lydia González

“La cosecha está perdida”. Las previsiones más pesimistas se están cumpliendo y la cosecha de cereales esta campaña será, en amplias zonas de la provincia, similar o peor que la de 2017 llegando a “catastrófica” en numerosas localidades de La Armuña.

A una sementera que ya se presentó complicada, se ha sumado una primavera sin lluvias y con temperaturas demasiado elevadas que van a dar al traste con parte de la cosecha en las principales comarcas cerealistas de Salamanca como La Armuña, Peñaranda o Alba.

En el caso de los forrajes, cuya siega ya es generalizada, la producción es muy escasa en relación a un año normal, con pérdidas de 1/3, como lamenta José Miguel Sánchez, de ASAJA Salamanca. Con una mínima producción, este agricultor de la zona de Alba afirma que para los cereales “habrá que esperar, aunque se presentan mal, mal”.

En el caso de la cebada asegura que actualmente está granando mejor, al ser de ciclo más corto, “y se ven peor los trigos, la cosecha será similar a 2017”.  Tremendo panorama para los productores al que se suman unos elevados costes de las explotaciones que no se ven compensados con el precio de la materia prima.

Y si pinta mal la cosecha de cereales en la zona de Alba y Peñaranda, el panorama para los productores de cereales de La Armuña se presenta peor por la falta de lluvias en primavera. Segado ya mucho forraje de avena, los agricultores también han entrado ya en parcelas de trigo, donde en algunos casos los rendimientos son mínimos, optando por segar, explica Jesús Escudero, de UPA.

Algo similar está ocurriendo con las lentejas, que con producciones ínfimas por no tener grana o seguir con la vaina verde, se están segando. En otras zonas de La Armuña Chica, como Barbadillo o Canillas, las parcelas se presentan algo mejor.

Lejos de los seis millones de toneladas de media en la Comunidad

Sin haber olvidado la catastrófica cosecha de cereales de 2017, la campaña de 2019 se presenta similar a la de hace dos años en amplias zonas productoras de Salamanca y Castilla y León. Lejos queda ya la histórica cosecha de 2018, la segunda mayor de los últimos cinco años, con más de siete millones de toneladas y un incremento del 24% respecto a la media de los últimos cinco años. Los productores salmantinos contaron el pasado año con una producción de 486.247 toneladas correspondientes a 136.759 hectáreas, muy por encima de las 151.574 toneladas del catastrófico año de 2017.

Con elevadas temperaturas y ausencia de lluvia, ASAJA Castilla y León estima que la producción de cereales será, de no llover hasta mediados de junio, similar o inferior a los cuatro millones de toneladas, “una cifra por debajo de la media regional, en torno a seis millones”. Con casi dos millones de hectáreas sembradas en la Comunidad, apenas están aseguradas el 50%.

Fotos: Lydia González