Jueves, 27 de junio de 2019

Los derechos humanos en el ámbito municipal

Con ocasión de las elecciones municipales celebradas el pasado día 26, Amnistía Internacional se dirigió a todas las candidaturas para solicitarles un nuevo compromiso, más intenso y efectivo, con la promoción y protección de los derechos humanos en el ejercicio de las competencias propias de las corporaciones locales. La acogida ha sido excelente por parte de quienes aceptaron nuestra invitación, que fueron todas excepto las del Partido Popular y VOX.

Reunión del Grupo Local de AI Salamanca con el grupo municipal del PSOE.

 

Autor: Grupo Local de Amnistía Internacional Salamanca

Independiente de todo partido político, ideología, corporación o credoreligioso, Amnistía Internacional es una organización extendida por todo el mundo, con presencia en unos 130 países, cuya finalidad única es la defensa de los derechos humanos (DDHH). Los DDHH son, por definición, universales, es decir, inherentes a toda persona por el hecho de serlo, y por lo tanto son inalienables e imprescriptibles. Esto significa que nadie, ninguna persona, ningún colectivo, puede ser privado de ellos, o de alguno de ellos, bajo ningún concepto. Este es el único postulado de Amnistía Internacional. Pues, como explicaba Eric Fromm en plena etapa del dominio nazi en Alemania, no podemos, sin sufrir grave perjuicio individual y colectivo, aceptar la pérdida de cualquiera de nuestros derechos; y añadía que tampoco es de recibo en las sociedades democráticas olvidar el principio ético y cívico esencial según el cual nadie debe estar abandonado al hambre, ni al miedo ni a la sumisión.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 se compone de un preámbulo explicativo y treinta artículos basados en la consideración de que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana. Así es que la dignidad es un valor común que los seres humanos nos hemos otorgado a nosotros mismos, un valor que debe dirigir nuestras conductas y que eleva nuestra condición y nuestra consideración como personas, como seres humanos. Es el programa ético y cívico de convivencia civilizada más elevado que la humanidad ha logrado darse a sí misma.

Frente a la “ética del sentido común” que desde muchas instancias se trata de imponer en nuestros días y que encubre la insolidaridad y la deshumanización del ser sufriente, se alza la ética humanitaria, la racionalidad en la que se sustenta la civilidad entendida como bien común, y la capacidad que seguimos teniendo para entender la realidad, actuar sobre ella y cambiarla.

Por ello, con ocasión de las elecciones municipales celebradas el pasado día 26, Amnistía Internacional se ha dirigido a todas las candidaturas para solicitarles un nuevo compromiso, más intenso y efectivo, con la promoción y protección de los derechos humanos en el ejercicio de las competencias propias de las corporaciones locales, así como una política más activa de solidaridad con la protección de los derechos humanos en todo el territorio del Estado español y en todo el mundo.

Y ello porque los ayuntamientos realizan actividades de carácter educativo y de cooperación al desarrollo y poseen competencias en materia de servicios sociales y de seguridad ciudadana, todas ellas relacionadas de una u otra manera con la promoción y la protección de los derechos humanos. Además, la vida de los pueblos y ciudades es cada vez más abierta al exterior, más interdependiente.

Debido a todas estas razones, Amnistía Internacional considera que los ayuntamientos y corporaciones locales en general deben adquirir compromisos específicos para, de una parte, asumir sus responsabilidades como poderes públicos, adoptando medidas adecuadas de protección y de promoción de los derechos humanos en aquellas áreas en las que ejerzan competencias; y, de otra, para respaldar iniciativas en materia de derechos humanos referidas tanto al Estado español como al resto del mundo.

Nuestras RECOMENDACIONES concretas a las candidaturas se relacionan con:

1. Violencia contra las mujeres: combatir la violencia sexual y garantizar una atención adecuada a las víctimas.

2. Refugio: municipios acogedores.

3. Derecho a la vivienda: asegurar la accesibilidad del derecho para todas las personas.

4. Policías locales y derechos humanos.

5. Acción exterior: promover los derechos humanos en todo el mundo y apoyar a defensoras y defensores de derechos humanos.

Esperamos, por consiguiente, que todas aquellas candidaturas que obtengan representación en nuestro Ayuntamiento tengan muy presentes estos compromisos.