Lunes, 19 de agosto de 2019

Cambiando cromos

Desde hace algunas décadas la relación entre políticos y política es ambigua. Los políticos no saben hacer política, y la política no cuenta demasiado para los políticos, tampoco para los ciudadanos salvo que afecte a temas que les toca al bolsillo o la salud. Pero muchos viven ignorando que la política marca, y marcará, toda nuestra vida cotidiana desde que nacemos, por tanto se trata de un interés interesado.

El barón de Montesquieu, filósofo, escritor, juez, enciclopedista e historiador francés del siglo XVIII, autor, entre otras muchas obras filosóficas y ensayos, de El espíritu de las leyes, escribió que: la descomposición de todo gobierno comienza por la decadencia de los principios sobre los cuales fue fundado. Si damos crédito a las palabras del barón nuestro gobierno, y los que le han precedido últimamente, ha iniciado ya ese proceso, porque apenas recuerdan los principios sobre los que se fundaron. Y es que como afirmaba Antonio Machado: En política sólo triunfa quien pone la vela donde sopla el aire; jamás quien pretende que sople el aire donde pone la vela.

Para muestra de lo que digo un par de ejemplos sobre el uso, mejor dicho abuso y falta de respeto, que nuestros políticos muestran de un documento tan importante para la vida de todo un país como son los Presupuestos Generales del Estado, en los que están recogidas todas las obligaciones que tienen que atender, como máximo, el Estado y sus organismos autónomos, las sociedades estatales, todos los entes del sector público estatal, y la Seguridad Social[1].

En enero de este año, el Partido Popular rechazo los presupuestos de 2019 por ser un paso atrás imperdonable[2]. Dichos presupuestos habían sido elaborados por ellos mismos, pero eso no importaba la cuestión era forzar al Gobierno socialista a convocar unas elecciones generales que pensaban ganar. ¡Sorpresa!

Los grupos nacionalistas y los independentistas catalanes también los rechazaron a pesar de haber votado, en su mayoría, a favor de la moción de censura que presento el Partido Socialista contra Mariano Rajoy y que posibilito el ascenso de Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno. ¿Por qué ese cambio de opinión? Francisco Serrano, de Vox Andalucía, amenaza con paralizar la aprobación de los presupuestos del Partido Popular si Pablo Casado no retira el califico de “extrema derecha” que aplicó a su partido, cuando ellos habían dicho de todo al Casado y todos los demás.

Los presupuestos son para nuestros políticos moneda de cambio, intercambios de cromos, medios de chantaje puro y duro. Les interesa más bien poco que entre sus páginas estén las oportunidades, derechos, obligaciones y beneficios de todos los ciudadanos del país durante un año. ¡Qué falta de respeto!

Otro problema que nos afecta a todos a nivel planetario es el cambio climático, pero para nuestros políticos es un tema menor quizas porque las posibles soluciones van más allá de los años que disponen para revalidar el cargo. Si hablan de él es porque una adolescente sueca de 16 años, Greta Thunberg, dejó de asistir a sus clases los viernes para sentarse frente a la sede del parlamento de su país con una pancarta en la que se podía leer “Huelga escolar por el clima”. Ella nos sacó los colores a todos, también a los políticos y a muchos millones de ciudadanos que desde el pasado año se han sumado al movimiento Friday For Future (Viernes para el futuro). La parte triste de esto es que muchas otras personalidades, seguro que con más conocimientos y medios que Greta, llevan años hablando del calentamiento global, del cambio climático, del deterioro del medio ambiente, etc.; así que el impacto de la noticia no reside la importancia de dichos temas sino en las peculiaridades de la protagonista de la denuncia. ¡Qué pena!

El problema del climal es sin ninguna duda un problema político, un problema que únicamente tendrá solución a través de una voluntad política compartida y esta se encuentra no sólo en manos de los ciudadanos, sino principalmente en manos de aquellos que deben, no sólo diseñar, también ejecutar políticas públicas e incentivar las privadas para darle una solución.

Necesitamos políticos que hagan política y una política en la que, con responsabilidad, participen los ciudadanos por eso, el hecho de votar en las próximas elecciones tanto a nivel local, como autonómico y europeos es importante. Votar no es el fin de nada sino el comienzo de todo. Porque como afirmaba el personaje del popular comic V de vendetta del sello DC Cómics: El pueblo no debería temer a sus gobernantes, los gobernantes deberían temer al pueblo. Pues hagamos que nos teman.

 


[1] http://www.expansion.com/economia-para-todos/economia/que-son-los-presupuestos-generales-del-estado.html

[2] https://www.eldiario.es/politica/PP-rechaza-proyecto-presupuestos-imperdonable_0_854965074.html