Lunes, 22 de julio de 2019
Béjar al día

El dorado encanto de los piornos en flor viste las moradas de los habitantes de la Sierra de Béjar

La floración de los piornos y la avifauna de alta montaña en la Sierra de Béjar, un recurso virgen para los amantes de la naturaleza por descubrir

Piornos y aves de alta montaña en la Sierra de Béjar / FOTOS JULIÁN MATEOS

La montaña se viste de oro en la explosiva primavera y las pequeñas aves alpinas estrenan sus nidos de altura entre los piornos de la Sierra de Béjar. Un maravilloso espectáculo natural que puede visitarse cómodamente acerándose hasta las inmediaciones del pico del Águila y del pico Alaíz,  por la carretera de la estación de esquí de La Covatilla.

Las rutas guiadas por la sierra permiten a los ornitólogos y visitantes adentrarse en el conocimiento de la avifauna de alta montaña, que en primavera, cuando las nieves dejan paso a la floración de los piornos, sorprende al espectador silencioso en medio de la montaña.

El pequeño pechiazul, se alza orgulloso mostrando sus encendidos colores, tarabillas se asoman curiosas y escribanos hortelanos y montesinos revolotean entre la amarilla floración de las escobas. Una exuberante naturaleza rodea la ciudad de Béjar, y su montaña decorada con su manto dorado, se convierte en hogar tranquilo de apareamiento de las especies que en ella moran.

La naturaleza virgen de los montes de los alrededores de Béjar es un importante recurso que aún está alejado del turismo masificado, un lugar reservado a los escogidos que saben apreciar el encanto de la tranquilidad, de los cielos estrellados, de los lugares por descubrir y de las zonas de habitación de especies de alta montaña, siempre desde el respeto al medio ambiente y a la conservación de un entorno privilegiado que sólo durante unas pocas semanas al año se puede disfrutar vestido de flores.

Fotos. JULIÁN MATEOS